Democracia made in USA


Arthur González

81023ca82d260bc12bbfff3d60b06713_articlePor si algún mortal aun tiene dudas de que cosa es la “democracia”, debe mirar hacia las acciones violentas que ejecuta la llamada oposición venezolana, al servicio de la CIA y el gobierno norteamericano.

 

Incendios provocados por lanzamientos de cócteles molotov contra instalaciones oficiales, allanamientos y saqueo de centros comerciales, asaltos a escuelas y destrucción de universidades, son hechos cotidianos ejeAGRESIONES DE OPOSITORES3cutados por miembros de la oposición en nombre del respeto a los derechos humanos y a la democracia.

Una de las incitadoras a esta violencia fascista es la senadora María Corina Machado, respaldada por la embajada de Estados Unidos en Caracas y algunas organizaciones anticubanas radicadas en Miami, entrenadas por la CIA con presupuesto aprobado en la Casa Blanca.

Berta y CorinaAcciones probatorias de esto fue el encuentro sostenido entre la burguesa María Corina y la inculta y grosera Berta Soler en de Miami.

Unas semanas antes la senadora organizó una marcha por las calles de Caracas, a imagen y semejanza del engendro las Damas de Blanco. Como apoyo a esta actividad y la inculta recibió orientaciones de hacer declaraciones en apoyo a las “escuálidas” venezolanas.muejeres opositoras venezolanas

Es evidente que ambas son aves de igual plumaje y por tanto vuelan en el mismo bando. Miami las señala como parte del mismo plan subversivo, sino ¿cómo justifica la senadora venezolana su reiterada presencia en la capital de la mafia anticubana?
Si María Corina Machado tuviera un poco de sentido común, comprendería que el pueblo unido de Venezuela, que ya sabe leer y escribir, no permitirá que los norteamericanos vuelvan a imponer su sistema imperial, donde los ricos serían los únicos beneficiados y los pobres dejarán de recibir las contribuciones sociales que les otorgó la revolución chavista.

Aunque la contrarrevolución golpista venezolana cuente con el respaldo político y financiero de Washington, deberá responder ante su pueblo y la justicia por los crímenes cometidos en nombre de la “democracia”. Sus actos de desobediencia civil, siguen los principios enarbolados en la teoría de la “Lucha No Violenta” del oficial encubierto de la CIA, Gene Sharp, y cuentan con un saldo de 31 muertos y 461 heridos.

Otra pieza clave de la violencia callejera estructurada por los yanquis, es Leopoldo López, director nacional del partido “Voluntad Popular”, a quien la CIA trasladó el pasado 2013 hacia la capital Checa, junto a otros contrarrevolucionarios cubanos como la bloguera oficialista de Washington Yoani Sánchez, Antonio González-Rodiles y Eliécer Ávila, para entrenarlos en métodos subversivos.

Leopoldo fue detenido y sujeto a investigación por instigar actos violentos contra el orden interno y la seguridad de Venezuela. A pesar de esto continúa desde su celda incitando a la desobediencia y la agresión contra el Estado, prueba de lo que desea para el futuro de su país.

El gobierno estadounidense en vez de lamentar las muertes de ciudadanos inocentes y de la violencia cavernícola de la oposición que ha provocado incluso la destrucción de centros universitarios, inicia una campaña en apoyo a sus asalariados, a partir de las medidas adoptadas por la justicia venezolana de detener a los cabecillas contrarrevolucionarios como los alcaldes Daniel Ceballos y Vicencio Scarano.

Espectacular_represión madrileñaMuy diferente es el silencio adoptado ante la represión de la policía española contra miles de manifestantes pacíficos el 22.03.2014, donde los porrazos se hicieron sentir en los cuerpos de jóvenes que solo reclamaban un puesto de trabajo para ser más útiles a su país.

Es evidente que el Gobierno norteamericano y la CIA planifican medidas contra Venezuela muy similares a las empleadas contra Cuba desde 1960, entre ellas un bloqueo económico, pero deben tener presente que la situación en América Latina es bien diferente y el fracaso que tuvieron en la pasada reunión de la OEA, es un mensaje preciso de que ya no pueden imponer sus criterios tan fácilmente.

Los procesos revolucionarios son como una estaca, que mientras más golpes recibe, más se clava en la tierra y por tanto cuesta mucho más trabajo sacarla.

Ante esto los yanquis deben recordar al Che Guevara cuando dijo en la ONU, en pleno corazón de New York:
“Esta humanidad ha dicho basta y a echado a andar, y su marcha de gigantes ya no se detendrá hasta conquistar la verdadera independencia, por la que ya han muerto más de una vez inútilmente”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s