La explosión de un vapor francés. 54 años de terror y muerte


Arthur González

la_coubre_explosionEl 4 de marzo de 1960 explotaba en la bahía de La Habana el vapor francés La Coubre, cargado de armas y municiones compradas por el Gobierno revolucionario en Bélgica para la defensa del país. El hecho fue ejecutado por la CIA, para impedir que el ejército cubano contara con la fuerza necesaria para enfrentarse a la invasión mercenaria contra Cuba que se preparaba en la Florida.

Los muertos que causó ese acto criminal sumaron 101 personas, más 400 heridos, muchos de ellos mutilados para toda la vida. Cientos de niños y niñas quedaron huérfanos y no tuvieron un padre que les enseñara y aconsejara cómo ser mejores seres humanos.

CIA+logoLa CIA iniciaba sus planes de acción encubierta contra la triunfante Revolución y a partir del mismo, ejecutó durante ese año 108 actos terroristas más contra intereses del pueblo cubano, incluso algunos en el exterior.

Todo formaba parte de la preparación a su próximo plan, la invasión por Bahía de Cochinos.

Gordon Gray, asistente especial del Presidente de los Estados Unidos para Asuntos de Seguridad Nacional, declaró años después que en los primeros días de enero de 1960, el Presidente Dwight D. Eisenhower, recibió al Director de la CIA Allan Dulles, y abordaron temas relacionados con la propuesta de la Agencia para sabotear algunos centrales azucareros.

En dicho contacto, Eisenhower le planteó al Dulles que “no estaba satisfecho con lo que se había hecho hasta ese momento contra Cuba, pidiéndole al director de la CIA que volviera a verlo “con un programa más amplio”.

El barco La Coubre entró a puerto habanero a las 08:12 de la mañana y a las tres y quince minutos de la tarde una descomunal explosión estremeció la capital cubana. Treinta minutos más tarde, cuando cientos de cubanos solidarios auxiliaban a las víctimas de la explosión, otra detonación más potente aun, lanzó a cientos de metros de distancia y en todas direcciones, pedazos de cuerpos humanos, entremezclados con hierros incandescentes y retorcidos. Era una demostración del infierno descrito por Dantes.

Han transcurrido 53 años de ese crimen y aún el pueblo cubano espera por conocer los detalles del despiadado plan, ya que la CIA no ha permitido su desclasificación, algo similar a lo que sucede con los resultados de la verdadera investigación del magnicidio del presidente J.F. Kennedy.

Esas son las acciones que llevan a cabo los que quieren la “libertad” de Cuba y la condenan por supuestas violaciones de los derechos humanos, incluyéndola en listas espurias de países que apoyan el terrorismo.

Por ese motivo el Gobierno norteamericano, sus agencias de inteligencias y la mafia anticubana de Miami, no pudieron ni podrán acabar con la obra de la Revolución, ha costado mucha sangre y los cubanos saben defender su libertad al precio que sea necesario, porque como dijo el Apóstol de la independencia José Martí:

“…la sangre de los buenos no se vierte nunca en vano…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s