Manipular información, especialidad de la guerra sicológica norteamericana


Arthur González

14.2.2014

GUERAR SICOLÓGICADe acuerdo con el concepto de Guerra Sicológica, detallado en el diccionario del ejército de Estados Unidos, “es la acción emprendida por parte de una nación o de varias naciones, de propaganda y otros medios de información contra grupos enemigos, neutrales o amigos de la población, para influir en sus concepciones, sentimientos, opiniones y conductas, de manera que apoyen la política y los objetivos de la acción y grupos de las naciones que sirven a la guerra sicológica”.

Estas medidas se ejecutan sobre Cuba desde el 1ro de enero de 1959, al asumir el poder político un gobierno considerado no aceptable para Estados Unidos, propósito reflejado en el Programa de Acción Encubierta de la CIA, aprobado por Eisenhower el 17 de marzo de 1960.

El 8 de mayo del año siguiente, Arthur Schlesinger, Jr. asesor especial del presidente J.F.Kennedy, propuso al Subcomité de Acción PolítFOREINGica de la fuerza de tarea cubana, un plan para hacer cambiar la opinión pública internacional sobre Cuba, documento desclasificado e impúdicamente recogido en el Volumen X del libro Foreign Relations Cuba 1961-1962, páginas 490-492, del Departamento de Estado.

Desde entonces, Estados Unidos y sus aliados no han cambiado ni una palabra de dicho plan, con el objetivo de crear matrices de opinión contra la Revolución cubana, logrando que personas honestas lleguen a creer sus mentiras e incluso apoyen condenas por la manipulada y falsa “violación de los derechos humanos” en la Isla.

Pero las mentiras no pueden ser eternas, y pasado medio siglo de agresiones de todo tipo, Cuba sigue en pie mostrando sus resultados en educación, cultu????????????????????????????????????????????ra, deporte, salud y seguridad social, lo que desdice de las campañas imperiales.

Las personas que la visitan comprueban la manipulación mediática y las calumnias, convirtiéndose en un boomerang para los ideólogos de la CIA y del Departamento de Estado.

Después de 18 años de injustas sanciones, la Unión Europea ha tenido que reconocer que Cuba no se arrodilló y siguió su camino, a pesar de los escollos interpuestos por Estados Unidos; que la posición común que adoptaron en 1996, al creerse las mentiras diseñadas desde Miami y puestas en boca del entonces presidente español José María Aznar, perjudicaron más a la propia Europa que a la Revolución cubana, al perder la posibilidad de invertir y comerciar sus productos con una Isla bloqueada por el imperio más poderoso del planeta.

Ahora para complacer a la derecha norteamericana, la principal representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton, advirtió que “cualquier avance dependerá de la determinación del país caribeño de continuar con reformas hacia la apertura de su economía y el respeto de los derechos humanos fundamentales”.

Hipocresía y doble rasero para Cuba, que soporta como ningún otro país una Guerra Económica desde hace 53 años, que sufrió una invasión militar mercenaria organizada y financiada por Estados Unidos, actos terroristas que dejaron muertos, heridos y mutilados, Guerra biológica contra personas, animales y plantas, como no ha tenido que tolerar ningún otro país en la era moderna, a partir de programas aprobados por la Casa Blanca, desclasificados  y archivados en la Biblioteca Kennedy, archivos de Seguridad Nacional y en el Foreign Relations del Departamento de Estado.

UNIÓN EUROPEALa Unión Europea nunca le ha exigido al Gobierno norteamericano que juzgue a los asesinos y terroristas que refugia en su territorio con total impunidad, muestra indiscutible de la violación flagrante de los derechos humanos.

Allí se pasean libremente personajes execrables como: Gaspar Jiménez, asesino del diplomático cubano Dartañan Díaz Díaz; Guillermo Novo Sampoll, terrorista y asesino del ex canciller chileno Orlando Letelier y su secretaria; Reinol Rodríguez, cómplice del asesinato en Puerto Rico de Carlos Muñiz Varela; Raúl Díaz, condenado por ataques con explosivo C-4 contra dos embajadas asentadas en Venezuela; Carlos Yacaman, hondureño asesino del ex ministro de Vivienda; José Antonio Colina Pulido, terrorista responsable de estallar bombas en 2003, contra misiones diplomáticas de España y Colombia, radicadas en Venezuela; Carlos Alberto Montaner, prófugo de la justicia cubana por realizar actos terroristas en cines y centros comerciales; Luis Posada Carriles, terrorista internacional responsable de la voladura en pleno vuelo de un avión cubano donde murieron 73 personas; Jaime García Covarrubias, torturador y asesino chileno al servicio de Augusto Pinochet; Carlos Vides Casanova, torturador y asesino de cuatro monjas norteamericanas en una misión religiosa en Salvador, y otros asesinos más.

Más provechoso para la humanidad sería que la Unión Europea dejara de ser cómplice de los crímenes de Estados Unidos en Afganistán, Pakistán, Irak, Libia y Siria, y pasara revista a las brutales represiones contra ciudadanos griegos, españoles, italianos, portugueses, franceses y alemanes, por el solo hecho de reclamar empleo y calidad de vida.

En Cuba la Unión Europea nunca ha visto a un militar con casco, escudo y chaleco antibalas, golpeando salvajemente a su pueblo, como si sucede cotidianamente en la culta Europa.

Podemos sugerirle a la señora Ashton que mire primero los problemas en su casa, antes de estar buscando falsas pajas en el ojo ajeno construidas por los yanquis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s