Estados Unidos responsable de todos los males


Arthur González

10.2.2014

CIA+logoNi fanatismo ni animadversión, sencillamente objetividad.

No hay un hecho negativo en este mundo convulso en el que vivimos, en el que no  aparezca la mano y la sombra de Estados Unidos.

Guerras sucias, actos terroristas, asesinatos, plagas, enfermedades, sobornos, golpes de Estado, espionaje y otros más, son hechos en los que de forma abierta o solapada se ve y se toca la acción del Gobierno norteamericano y sus Agencias de Inteligencia. Las revelaciones de Julian Assage y Edward Snowden, permitieron ratificar lo que desde hace mucho tiempo se sabía.

Los neo emperadores de la Casa Blanca ordenan, juzgan y condenan de acuerdo a sus intereses, al estigmatizar o alabar según su conveniencia política para mantener el control de gobiernos y regiones del mundo. El Medio Oriente es un ejemplo más que fehaciente.

América Latina siempre fue considerada el traspatio de los yanquis, algo que ha cambiado de forma drástica en los últimos años, para disgustos de los señores emperadores.

No es secreto que los norteamericanos sacaron provecho del viejo conflicto colombiano entre la guerrilla y el ejército, permitiéndole instalar decenas de bases militares bajo diferentes pretextos, entre ellos la lucha contra el narcotráfico para controlar toda el área de Centro y Suramérica.

Al iniciarse en La Habana las conversaciones de paz de Colombia entre las partes implicadas, con el coauspicio de varios países, el Gobierno norteamericano ve peligrar su posición, y mirando a futuro, teme que la guerrilla se convierta en una fuerza política legal que pudiera oponerse a sus presiones, como pasó en el Salvador, algo que no es del agrado de la CIA ni de la extrema derecha.

Por tal motivo, han tratado de torpedear toda posibilidad de entendimiento, utilizando como punta de lanza a su hombre en Colombia, el ex presidente Obama-uribeÁlvaro Uribe. Al no tener éxito buscan afanosamente informaciones que le permitan el diseño de nuevos planes que impidan los acuerdos.

Esta es una de las razones por la cual dirigieron sus pasos hacia la penetración del ejército, donde sus principales cuadros de mando son formados en academias norteamericanas y entre los cuales sus agencias de inteligencia deben tener posiciones, facilitándoles la tecnología necesaria para espiar las conversaciones de la delegación negociadora con la guerrilla.

Las “chuzadas”, como se le llama en Colombia a la intercepción de llamadas telefónicas, se ejecutaban desde una sofisticada oficina de comunicaciones, con fachada de restaurante en Bogotá, en el barrio Galerías.

espionaje colombiaEl supuesto negocio fue creado legalmente un mes antes de comenzar el proceso de paz y todo indica que desde allí se siguieron de forma priorizada las comunicaciones telefónicas de Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno, Sergio Jaramillo, comisionado de paz y la ex senadora Piedad Córdoba.

Durante la telenovela de la vida del narcoterrorista Pablo Escobar, se pudo apreciar como el ejército colombiano mediante el equipamiento que facilitaba el ejército norteamericano y sus agencias de inteligencia, rastreó e interceptó las conversaciones de los mafiosos, informaciones que permitieron su captura, lo que prueba la capacidad que poseen para llevar a cabo estas medidas ilegales.

Al descubrirse este centro de intercepción ilegal, el congresista demócrata James McGovern,  pidió al Gobierno de Barack Obama, abrir una investigación para determinar si el apoyo de Estados Unidos en equipos y fondos económicos, fue usado por militares colombianos para eso, actitud bastante ingenua del Senador, pues por sus años en el Congreso conoce perfectamente las actividades sucias que su gobierno aprueba y apoya.

El presidente Santos y el jefe del ejército se mostraron dispuestos a investigar y sancionar a los culpables, algo que quedará solo en la intención, pues los norteamericanos se encargarán de presionar, chantajear y sobornar a todos los que pudieran declarar.

Al final, los yanquis encontrarán otra formula para continuar su inteligencia tecnológica, con el objetivo de impedir un acuerdo favorable que pueda afectar sus intereses hegemónicos en Colombia, aunque “guerra avisada no mata soldados”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s