Estados Unidos y su injerencia en Ucrania


Arthur González

9.2.2014

81023ca82d260bc12bbfff3d60b06713_articleQuizás aún existan personas ingenuas o con baja cultura política que no se percaten de las verdaderas intensiones del imperialismo norteamericano, pero para la mayoría es una realidad que Washington siempre brinda apoyo político y material a extremistas y fascistas, con tal de obtener ventajas geopolíticas y económicas.

Ahora llegó el turno a Ucrania; antes lo habían realizado en Bosnia, Kosovo y Osetia. El objetivo es preciso, continuar atacando por los flancos a Rusia y desgajar todo el apoyo político y económico de sus antiguas repúblicas.

Desde los años 50 del pasado siglo, Estados Unidos se trazó esa estrategia para acabar con la potencia que se oponía a sus ambiciones imperiales, y no escatimó dinero ni métodos sucios hasta lograrlo.

Allan Dulles, director de la CIA desde 1953 hasta 1961, lo describió detalladamente en su libro “El Arte de la Inteligencia”, cuando afirmó:

“Sembrando el caos en la Unión Soviética, sin que sea percibido, sustituiremos sus valores por otros falsos y les obligaremos a creer en ellos. Encontraremos a nuestros aliados y correligionarios en la propia Rusia. Episodio tras episodio se va a representar por sus proporciones una grandiosa tragedia, la de la muerte del más irreducible pueblo en la tierra, la tragedia de la definitiva e irreversible extinción de su autoconciencia”.

“En la dirección del Estado crearemos el caos y la confusión. De una manera imperceptible, pero activa y constante”

“La traición, el nacionalismo, la enemistad entre los pueblos, y ante todo el odio al pueblo ruso, todo esto es lo que vamos a cultivar hábilmente…”

UCRACIA¿No es lo mismo que ahora hacen contra Ucrania?

Por qué razón tiene Estados Unidos que preocuparse por la situación en Ucrania, si no tiene lazos históricos con ese país? ¿Por qué no actúa de igual forma con los vascos que desean separarse de España; con los canadienses de origen francés que intentaron separarse, e incluso con Puerto Rico que siempre deseó ser un Estado independiente?

La verdad la describió Dulles.

Cuando el gobierno norteamericano desea crear el caos en un país, para cambiar su gobierno por otro a fin a sus intereses, de inmediato organiza, entrena y financia un grupo opositor. Cuba tiene amplia experiencia de este tipo de guerra sucia, mostrado en los documentos oficiales de la CIA, hoy desclasificados y publicados.

En Ucrania aplican la misma receta con acciones terroristas y de corte fascista, algo que los norteamericanos jamás tolerarían en su país. Así lo hicieron contra los Ocupantes de Wall Street de forma rápida y violenta, para evitar que dicho movimiento tomara fuerza.ocupa well street

España, con el Partido Popular, tampoco permite manifestaciones populares. De inmediato dictó severas leyes para limitar las manifestaciones y toda libertad de expresión, reprimiendo salvajemente al pueblo.

Estados Unidos y sus aliados europeos estimulan la creación de organizaciones contra el gobierno del presidente Viktor Yanukovic, con el propósito de vender una imagen internacional de rechazo masivo. Divulga por la televisión con inmediatez, imágenes de Kiev ardiendo y calles de Lvov repletas de matones que siembran el terror entre los seguidores del presidente.

Años antes conformaron en Afganistán, grupos de corte fascistas entre los muyahidines, conocidos hoy como Al Qaeda, para enfrentarlos a las tropas soviéticas. Se sabe como devinieron en el terror de propios norteamericanos.

En Libia y Siria utilizaron las mismas recetas, con resultados escalofriantes.

Sin ambago, el secretario de Estado John Kerry, viaja por Europa en busca de apoyo a los intereses norteamericanos y acuerda con sus aliados cómo se van a dividir los costos de esta guerra sucia y por supuesto la repartición del pastel de futuras ganancias.

A principios del pasado diciembre, algunos miembros del gobierno estadounidense como John McCain y Victoria Nuland, aparecieron en la propia plaza central de Kiev, centro de las violentas protestas, apoyando a los manifestantes, prueba irrefutable de la injerencia yanqui.

Por eso, ante la rapacidad imperial de conquistar nuevos territorios, en 1895  en carta a su amigo a Manuel Mercado, José Martí alertaba que:

“…estoy todos los días en peligro de dar la vida por mi país y por mi deber, de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas, los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América.”

En el futuro se sabrá cómo y por qué se iniciaron las protestas, comprobándose la participación Norteamérica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s