Una prueba contundente de la injerencia yanqui


Arthur González

166619_NO_A_LA_INJERENCIA_CIA1Aquellas personas que aun mantienen cierta ingenuidad en relación a la política norteamericana contra Cuba, ahora podrán comprender el motivo por el cual se señala al Gobierno norteamericano de injerencista y de ser los verdaderos padres de la contrarrevolución interna, bautizada por su maquinaria propagandística como “disidentes”.

Varios medios de prensa de los EE.UU. como EL Nuevo Herald y otros digitales como el sitio contrarrevolucionario español Diario de Cuba, se hicieron eco del recibimiento el pasado 24 de octubre en la Casa Blanca, de la inculta y grosera Berta Soler, auto proclamada presidenta de las Damas de Blanco, por parte vicepresidente del Gobierno norteamericano Joe Biden.

Si faltaba alguna prueba para demostrar el carácter mercenario y anexionista de Berta, ya está garantizada. Quien le tramitó dicha entrevista fue nada menos que el senador Robert Menéndez, miembro numérico de la mafia anticubana de Miami, esa que ha logrado encadenar la política exterior norteamericana, convirtiendo el caso cubano en un asunto de política doméstica. Sigue leyendo