Causa 455: ¿divino guion?


Cinthya Cabrera Tejera

“La cárcel es como en las películas: la orina encharca el suelo, los presos sacan las manos por las rejas para tocarme y hace un calor asfixiante.”

Así describe Ángel Carromero una prisión cubana, aunque declara al mismo tiempo estar bajo los efectos de analgésicos potentes. ¿Serán los guionistas de la serie El Internado los asesores de este mitómano?

Bueno, el chaval es vicesecretario de Nuevas Generaciones del Partido Popular (PP) español, no es de extrañar su propensión a las farsas.

Con visas de turistas, pero sin intenciones de solearse en Varadero, aterrizaron en Cuba el 19 de julio de 2012 Carromero y Jens Aron Modig, líder del Partido Demócrata Cristiano sueco. Las instrucciones eran contactar con Oswaldo Payá, artífice del Movimiento Cristiano de Liberación, para crear un organismo juvenil adjunto a este.

Tres días después de su llegada, Carromero conducía el auto cuando ocurrió el accidente en el que fallecieron los llamados opositores cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero. Iban camino a Santiago de Cuba. Aron Modig ocupaba el asiento del copiloto.

“A nosotros no nos dio ningún vehículo por la parte trasera, simplemente yo iba conduciendo, me percaté de un bache y tomé las precauciones necesarias de cualquier automovilista que es accionar el freno levemente. El coche perdió el control, no recuerdo señales”, expuso el español ocho días después del suceso, en una conferencia de prensa. El testimonio de Modig también respalda esta versión.

Carromero suscribió estas declaraciones en el juicio celebrado un año atrás, el 5 de octubre, en la ciudad de Bayamo. Según el cónsul español en Cuba, Tomás Rodríguez Pantoja, un proceso impecable.

El caso se archivó como la causa 455 del 2012. La acusación para Ángel  Carromero Barrios fue de Homicidio en ocasión de conducir vehículo por la vía pública. Para el día 15, estuvo lista la sentencia: el tribunal le impuso la sanción de cuatro años de privación de libertad. Sin embargo, mediante un convenio de cumplimiento de sanciones entre Cuba y España, Carromero volvió a la península ibérica… y aquí empieza la producción de su película. ¿Acción?

“Los servicios secretos cubanos asesinaron a Oswaldo Payá”

Bajo este título el diario español El Mundo publicó en portada, un año después del accidente, las nuevas declaraciones de Carromero. Ya The Washington Post había lanzado la primera parte del guion en abril.

De tanto contradecir la versión de los hechos sostenida durante el juicio en Cuba, se le olvidó el detallito de la coherencia. Reconozco, al menos, su buena imaginación.

“Ya nos habían seguido tres veces durante el trayecto, un vehículo azul comienza a perseguirnos, pude ver los ojos del conductor por el retrovisor (…) Era imposible ir deprisa. El coche nos embiste por detrás y nos saca de la calzada. Lo siguiente que recuerdo es cómo unos hombres me meten en una furgoneta con puertas correderas, como las que usa la seguridad del Estado cubano (…) Creo que me dieron con una culata porque tengo una brecha en la cabeza”, cuenta ahora Carromero.

¿Imposible ir de prisa? “Cuando ocurre el accidente no miré el cuentakilómetros, luego no puedo precisar de manera exacta a qué velocidad iba.” Las investigaciones sí pudieron precisarlo: “recorrió cerca de ochocientos kilómetros en menos de ocho horas, con tres paradas intermedias (…) Carromero Barrios debió conducir a una velocidad promedio superior a los 120 kilómetros por hora.”

Una furgoneta con puertas de correderas, como las que usa la seguridad del Estado cubano. ¿Cómo puede asegurar un ciudadano español, sin experiencia previa con la Seguridad del Estado cubano, que ese tipo de vehículo es único, exclusivo, de tal organismo? Esto huele a “y me llevaron a una nave espacial, como las que usan los extraterrestres.”

…me dieron con una culata porque tengo una brecha en la cabeza. Claro, porque en un accidente semejante uno no suele golpearse.

Hay más (atento Almodóvar, esto da para un buen filme): el periodista pregunta si “salieron los dos disidentes cubanos vivos del accidente”. Aquí va la respuesta: “Sí, estoy completamente seguro. Las enfermeras y un párroco me aseguran que en el hospital hemos ingresado los cuatro”. Basta ver el estado en el que quedó el vehículo para sacar conclusiones.

Image

En un momento de la entrevista, Carromero explica: “una cohorte de militares rodea mi cama. Uno de ellos empieza a darme bofetones”; más adelante, llega la gran contradicción:

–      Periodista: “¿Sufrió torturas?”

–      Carromero: “Físicas no, pero sí psicológicas”.

Ni siquiera tiene clara su estrategia difamatoria. Probablemente no valga la pena citar la parte donde el español reconoce (o más bien, narra), en una actitud entre lo risible y lo dantesco, sus intenciones de suicidarse con una cuchilla de afeitar.

Me permito usar ahora una de las frases de Carromero en su manipulación estéril, pues paradójicamente describe tan bien todo su revuelo de ficciones que se me vuelve irresistible citarla: “¡cómo se puede creer esa declaración! Estaba leyendo un papel (…) Ya no es una cuestión de ideologías, es por sentido común.”

Sentido común tuvo el Ministerio Fiscal español, al negar el indulto que había pedido Carromero. De acuerdo con el informe, publicado en ElPais.com, “según la información aportada por la Dirección General de Tráfico, el solicitante del indulto ha acumulado en los últimos años (2009-2012) seis sanciones administrativas por incumplimiento reiterado de las más elementales normas de circulación (…) La pena impuesta no resulta desproporcionada en atención a la gravedad del delito cometido y a los resultados producidos, y que no concurren otras circunstancias favorables de carácter excepcional que le hagan merecedor de una reducción de las penas impuestas.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s