La frustración de Esperanza.


Arthur Gonzalez.

esperanza aguirreNo está esclarecido que originó los sentimientos anticubanos de Doña Esperanza Aguirre, presidenta del Partido Popular (PP) de Madrid, pero su odio visceral a la Revolución es tan fuerte, que la descomponen totalmente hasta la victoria de un simple partido de voleibol.

Dicen sus allegados que desde hace unos días está con dolores de vesícula y con la bilis rebozada, al conocer que la Audiencia Nacional Española se opuso a que el Gobierno de Mariano Rajoy le conceda un indulto a Ángel Carromero, dirigente de la juventudes del PP, condenado en Cuba a cuatro años de cárcel por ser responsable de la muerte de dos cubanos asalariados de Miami,  Oswaldo Payá y Harold Cepero.

La copa de doña Esperanza se rebozó cuando recibió la noticia del rechazo de la Fiscalía de España, a admitir la querella presentada por la familia de Oswaldo Payá contra dos oficiales de la Seguridad del Estado cubana, a quien pretendían responsabilizar por la muerte del asalariado, como parte de la campaña de tergiversación conformada por los norteamericanos contra Cuba y que le permitió a su viuda y los tres hijos, obtener una visa de refugiados políticos en los Estados Unidos.

La Audiencia Nacional española al oponerse a la solicitud de indulto para Carromero, declaró que este antes del accidente acontecido en una carretera cubana por viajar a exceso de velocidad, tenía seis multas de tráfico impuestas en España y no mostraba arrepentimiento por el lamentable suceso.

Esta declaración irritó aun más a la Doña, al ser ella quien personalmente envió a su subordinado a la Isla para que repartiera dinero e instrucciones a los contrarrevolucionarios, con el fin ejecutar actos provocativos contra el gobierno cubano, increpando a la Audiencia al expresar: “de qué tiene que arrepentirse Carromero”.

La terquedad de Doña Esperanza no le permite analizar la irresponsabilidad del joven dirigente del PP y su gusto por la velocidad al conducir, situación que causó la muerte de dos seres humanos.

Es precisamente ella la que tiene que sacar lecciones y no inmiscuirse  más en los asuntos internos de otro Estado, y menos aun financiar a elementos para que lleven a cabo actos que afecten la seguridad de un país que mantiene plenas relaciones diplomáticas, consulares y comerciales con España, a pesar de tener sistemas políticos diferentes.

Doña Esperanza tiene que aprender de este triste pasaje y tomar en cuenta lo expresado por el prócer mexicano Don Benito Juárez: “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

6 pensamientos en “La frustración de Esperanza.

  1. Pingback: Asalariados trasformados en héroes   |

  2. Pingback: El poder del dinero | El Heraldo Cubano

  3. Pingback: El poder del dinero   |

  4. Pingback: El poder del dinero | Cayo Hueso

  5. Pingback: El poder del dinero |

  6. Pingback: El poder del dinero (#Cuba #España #USA) | Cuba por Siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s