Una historia repetida


Arthur Gónzalez

B0E52F97-58B8-4D13-8877-47BE8D4EF237_mw1024_n_sNo es novedoso ni casual que los jefes de la Sección de Intereses Norteamericanos en la Habana una vez que terminan su misión, emitan declaraciones favorables a un cambio de política hacia Cuba.
Uno de los más destacados es Wayne Smith, quien de personaje que apoyaba a la contrarrevolución interna, e incluso responsable de que un grupo de estos apedreara los cristales de la puerta principaldel edificio que ocupa la Sección y penetrara en la misma, trayendo como consecuencia una seria crisis migratoria; pasó ahora a ser uno de los más fuertes defensores de un cambio de esa política hostil.
Mientras estos diplomáticos están presionados por el Departamento de Estado y las Agencias Federales de Inteligencia, a las que tienen que apoyar en sus actividades ilegales en la Isla, mantienen una posición. Sin embargo, casi sin excepción cuando salen de Cuba expresan criterios distintos, al conocer en carne propia la tozudez y crueldad de la política de su gobierno contra el pueblo cubano.
Ahora tocó el turno a Michael Parmly, jefe de la Sección entre los años 2005 y 2008; íntimo amigo y defensor de los asalariados de Washington, en especial de la añeja contrarrevolucionaria Martha Beatriz Roque Cabello, a la que gustaba tomar de la mano para pasear por las áreas verdes de su majestuosa residencia, en el antiguo reparto Country Club habanero.
A Parmly lo sorprendió en la Habana la enfermedad del presidente Fidel Castro y su traspaso de poder al General de Ejercito Raúl Castro y buscó con ansiedad algún indicio de sublevación popular,  y al no encontrarlo incitó a los asalariados de su Gobierno a realizar “algo” en las calles, recibiendo como respuesta de la propia Martha Beatriz que Fidel estaba enfermo pero el pueblo revolucionario no, siendo mejor quedarse en la casa en espera del desarrollo de los acontecimientos.
Parmly sufrió en carne propia la intolerancia de la mafia anticubana de Miami y fue acusado por los congresistas Ileana Ros-Lehtinen y Lincoln Díaz-Balart de no haberse involucrado aun más con la contrarrevolución, por lo cual recibió como castigo un voto en su contra para ocupar una plaza superior a su salida de Cuba, siendo enviado a África.
Ahora al cabo de varios años y ya retirado del Departamento de Estado, señala en un informe de 26 páginas que será presentado próximamente en el Foro Fletcher de Asuntos Mundiales, publicado por la escuela Fletcher, en Massachussets, que el presidente Barack Obama debería devolverle a Cuba la Base Naval en Guantánamo, considerando que la misma es una “anomalía histórica y Cuba es el dueño final”.
Casi siempre sucede lo mismo, una vez retirados pierden el temor y quizás en un acto de arrepentimiento, muchos expresan sus verdaderos criterios en contra de la criminal Guerra Económica, de la organización y apoyo a los actos terroristas organizados desde Miami y hablan hasta de la necesidad de la normalización de las relaciones entre ambos estados.
Solo con releer algunos cables publicados en Wikileaks se puede apreciar como actúan y piensan cuando ejecutan la política contra Cuba.
Hace falta mucho valor y ética profesional para desde el cargo en la Sección de Intereses en la Habana, trasladar recomendaciones serias para el mejoramiento de las relaciones y no después de culminada la misión cuando ya no son escuchados.
Por eso una cosa es con guitarra y otra con violín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s