Nada nuevo en la política de Obama hacia Cuba


Arthur Gónzalez

????????????Para los que piensan que el presidente Barack Obama ha cambiado en algo la política hacia Cuba, se les puede asegurar que están equivocados.

Algunos con cierta “ingenuidad” se encandilan de cierta manera con la supuesta apertura en lo concerniente al programa “pueblo a pueblo”, donde sobresalen los intercambios académicos, artísticos y deportivos; el incremento de las visitas a la Isla de cubanos residentes en los Estados Unidos, el libre envío de remesas y la decisión de conceder visas múltiples por 5 años a determinados cubanos que visiten regularmente a sus familiares en Norteamérica y no decidan acogerse a la Ley de Ajuste cubano, o sea que retornen a Cuba.

Esta política menos beligerante y confrontacional busca estabilizar la subversión en Cuba, mediante el traslado de valores de la sociedad norteamericana para lograr la deseada “Transición”.

Los llamados “intercambios académicos” no lo son, pues los académicos y estudiantes cubanos no reciben visa para visitar Estados Unidos, mientras que los estudiantes y académicos norteamericanos que reciben un licencia del Departamento de Estado para viajar a Cuba, deben cumplir los objetivos que persigue su Gobierno para lograr la “Transición”, dicho en español: derrocar a la Revolución, precepto recogido en el conocido como Plan Bush.

Resulta significativo que esos estudiantes solo proceden de facultades de humanidades, ninguno de carreras técnicas y realizan estudios sociológicos de la sociedad cubana actual y sus principales problemáticas. ¿Casualidad o Intencionalidad?

Obama es el presidente que más alto presupuesto ha asignado a las actividades subversivas en Cuba, con 20 millones de dólares anuales, sin contar el aprobado para mantener las transmisiones de la radio y TV Martí, a pesar de que son interferidas por Cuba.

Los que afirman que está gastado el viejo el argumento de que la llamada “oposición”, ha sido fabricada por Estados Unidos, deben hojear algunos documentos oficiales de la CIA que así lo afirman; En 1960 el 1er programa de Acciones Encubiertas, dice textualmente:El primer requisito es crear una oposición cubana responsable, atractiva y unificada contra el régimen de Castro, que se declare públicamente como tal”.

Esa contrarrevolución solo acciona por dinero y está carente de prestigio como para atraer a una parte sustancial del pueblo.

Para no dejar dudas sobre la vigencia de que son los norteamericanos los únicos fabricantes de la contrarrevolución interna, en el mes de julio del 2013 el Departamento de Estado de Estados Unidos inició un proceso de solicitud para programas que promuevan la democracia y los derechos humanos en Cuba.

Las asignaciones en dinero para esos proyectos es de:

•        1 millón y medio de dólares para el “periodismo independiente”.

•        850 mil dólares para herramientas digitales.

•        750 mil dólares para los derechos laborales.

•        500 mil dólares para la igualdad y defensa de la población afrocubana.

A esto se suman las actividades que ejecutan la USAID y la NED (Fundación Nacional para la Democracia). Desde que en 1983 Ronald Reagan firmó la Directiva de Seguridad Nacional  77, sobre el manejo de la diplomacia pública relativa a la Seguridad Nacional, se crearon estructuras encargadas de poner en práctica la nueva concepción subversiva para enfrentar, no solo el comunismo, sino también el pujante movimiento progresista a nivel global.

La NED es un proyecto que da continuidad a las acciones secretas de la CIA, específicamente a las denominadas Operaciones de Acción Política. Allen Weinstein, historiador y primer presidente de la NED, declaró en 1991 que: “Mucho de lo que hoy hacemos, lo hacía ya hace 25 años la CIA de manera encubierta”.

Cuba es prioridad en esta política, y la NED es utilizada activamente para canalizar fondos a los grupúsculos contrarrevolucionarios dentro de la Isla. En los últimos cincuenta años el caso cubano ha sido el proyecto de injerencia política y subversión que ha dispuesto de mayores recursos en el hemisferio occidental.

Por solo citar algunos ejemplos:

Raúl Rivero Castañeda, contrarrevolucionario cubano, recibió 11 mil dólares entre 1998 y el 2000. El difunto Oswaldo Payá Sardiñas, recibió igual cifra entre los años 1999 y 2000.Elizardo Sánchez Santacruz Pacheco, recibió 5 mil 465 dólares solo en los primeros meses del año 2000.

Oscar Espinosa Chepe, recibió 7 mil 154 dólares desde enero del 2002 hasta enero del 2003, y más de 14, mil dólares  directamente de CUBANET, una de las receptoras de la NED y la USAID, para los programas Cuba.

Obama emprendió una diplomacia directa, fuerte, agresiva, principista y sostenida hacia todos los gobiernos amigos, adversarios y enemigos del hemisferio, e incluyó en estas dos últimas categorías a  Cuba y Venezuela; además de potenciar alguno de los componentes del llamado “soft power”, sin abandonar en los casos necesarios, los mecanismos de coerción y la fuerza.

 

Por tanto, no  hay nada nuevo en su política hacia Cuba excepto el incremento de dinero para mantener a la contrarrevolución. Lo demás es solo más de lo mismo.

3 pensamientos en “Nada nuevo en la política de Obama hacia Cuba

  1. Quizas Obama no conoce la estirpe del cubano, y piensa que el va a promover cambios, Equivocado señor Obama , Cuba es un hueso duro de Roer ,a pesar de todas las dificultades ,Obama arregle su propia casa que esta llena de problemas y deje a los demas vivir.

    Me gusta

  2. Pingback: ¿Cuánto le ha costado a Estados Unidos la contrarrevolución cubana? |

  3. Pingback: Plan para dividir la sociedad cubana |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s