Masacre en el Cairo


Arthur Gónzalez

golpe de estadoEra previsible que ocurriera y estaba anunciado; los golpistas egipcios no permitirían más las protestas populares.

El 14 de agosto se tiñeron de sangre las plazas y calles del Cairo ante la masacre causada por las fuerzas militares contra miles de opositores.

Se calculan en cientos los muertos y cifras similares de heridos entre los partidarios del presidente islamista egipcio Mohamed Morsi, derrocado por un golpe de Estado. Las morgues no dan abasto y los hospitales están abarrotados. Las cifras oficiales declaran 149 muertos y mil 409 heridos, algo muy difícil de creer dada la brutalidad y armamento empleado contra las masas populares.

A pesar de estos crímenes, el gobierno golpista amenazó con hacerle frente con “toda la dureza” a las protestas de los disidentes, a quienes no reconocen su condición de opositores y les denominan “alborotadores”. Para lograr sus propósito los militares golpistas declararon el toque de queda desde las 19.00 a las 06.00 hora local (17.00 a 04.00 hora GMT) en varias provincias del país, entre ellas el Cairo y Giza.

Ante esta criminal represión el Gobierno de Estados Unidos se limitó a señalar su “oposición” al estado de emergencia impuesto por el gobierno militar y “condenó” la represión que ha matado a cientos de manifestantes, así como el uso de violencia.

Recordemos que el Departamento de Estado declaró después de varios días del golpe, que “era muy pronto” para calificarlo como un golpe de estado y tenía que esperar, algo bien diferente a lo que hicieron con Venezuela cuando Pedro “El Breve”, llevó a cabo el golpe militar y el secuestro del presidente constitucional Hugo Chávez.

En cambio una posición muy enérgica adoptan cuando en Cuba el pueblo rechaza las provocaciones de un puñado de los asalariados de Miami; de inmediato aparecen las campañas mediáticas, condenas y propuestas de sanciones internacionales, algo que no han promovido contra los golpistas egipcios.

Aun no hay sanciones de la Unión Europea, ni del Consejo de Derechos Humanos, ni de los Estados Unidos y muchos menos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos o del Observatorio de Derechos Humanos radicado en Madrid.

Es evidente que al pueblo egipcio masacrado no lo consideran opositores o disidentes, para ellos también son solo “alborotadores”. Así de sencillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s