Historia repetida


Arthur Gónzalez

cia-googleEn los años 70 el mundo conoció la verdadera cara del sistema político norteamericano, manchada por la sangre de miles de jóvenes que eran obligados a participar a una guerra de rapiña contra el noble y valeroso pueblo vietnamita.   En esa guerra perdieron la vida 57 mil norteamericanos y muchos más regresaron a sus casas mutilados y con heridas imborrables.  El costo económico ascendió a 150 mil millones de dólares.   

La conciencia social que se conformó en los Estados Unidos y en el resto del mundo, unió a millones de personas en contra de la guerra.

Han pasado más de treinta años y el actual gobierno norteamericano enfrenta una situación muy parecida a la de entonces. Desde hace más de una década mantienen dos frentes de guerra y aunque arrastraron a sus aliados al combate, el costo para los norteamericanos es alto y no pueden estabilizar la situación. La diferencia es que sacaron lecciones de sus derrotas pasadas y en estas nuevas guerras lograron que los soldados acepten participar a cambio de dinero, estudios universitarios y hasta la ciudadanía norteamericana para aquellos inmigrantes que se enrolen. 

La invasión a Libia y el asesinato de su presidente, unido a la fabricación de una artificial crisis interna en Siria, desembocó en un conflicto armado producido por un ejército irregular de mercenarios pagados con el dinero de los contribuyentes norteamericanos y europeos, matizando el actual panorama internacional donde el Gobierno de los Estados Unidos juega un rol protagónico y no se alcanzan a ver soluciones plausibles a corto plazo.

Este panorama hace que la economía norteamericana vuela a estar en crisis; el desempleo es alto y la competencia de las producciones chinas obligó al cierre de muchas industrias, empeorando aun más la vida del ciudadano promedio, especialmente los negros y las minorías.  El tema de la inmigración ilegal es crítico y sin una solución tangible.

El sistema de salud es de los peores del primer mundo y cada día se encarece más, dejando sin amparo a millones de ciudadanos que no pueden pagar un seguro médico. Los asesinatos en masa ejecutados por desquiciados mentales en posesión de todo tipo de armas de fuego, marcan a esa sociedad por la inseguridad en que viven los padres de estudiantes de todos los niveles.

Para complicar aun más la situación, los escándalos por espionaje contra el mundo a través de sofisticados sistemas ilegales de intercepción en Internet, denunciados por ex funcionarios de la CIA y de otras agencias de inteligencia asqueados de tanta doble moral, traen a la memoria los tristes celebres momentos del estruendo mundial causado por el caso Watergate y sus pésimas consecuencias políticas.

En ese escenario se mueve actualmente la administración Obama, quien a pesar de su slogan del CAMBIO, repetido como línea de acción durante su campaña presidencial, no ha podido cumplir casi ninguna de sus promesas, teniendo que asumir con bastante frecuencia las proyecciones políticas de su antecesor George W. Bush.

Paralelamente, se fortalecen los procesos políticos de izquierda en América latina y sus organismos regionales excluyen a los norteamericanos, haciendo a la región cada vez más independiente y sólida económicamente, algo que la vieja y culta Europa, aliada de los yanquis, no ha podido lograr.

Por tanto, es de esperar cualquier descalabro en el actual Gobierno de los Estados Unidos, tomando en cuenta su historia pasada.

Vivir para ver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s