Homicida inocente


Arthur Gónzalez

CarromeroCumpliendo al pie de la letra las orientaciones recibidas desde los Estados Unidos, bajo los principios fundacionales de la Guerra Sicológica, el homicida Ángel Carromero, dirigente de Nuevas Generaciones del Partido Popular Español, causante de la muerte de dos cubanos asalariados de los norteamericanos, ha iniciado una nueva campaña contra Cuba para tratar de influir en los sentimientos, opiniones y conducta de las personas que aun desconocen los detalles del hecho.
No es fortuito que Carromero lo haga después de más de un año de ser sancionado en Cuba a cuatro años de cárcel, por el accidente de tráfico en el que fallecieron los contrarrevolucionarios Oswaldo Payá y Harold Cepero, al conducir a exceso de velocidad por una carretera cubana, cuando iba repartiéndole dinero a otros elementos asalariados residentes en las provincias orientales, para que realizaran acciones subversivas contra la Revolución, algo que el homicida no menciona y realmente constituye otro delito que el gobierno cubano pasó por alto, indudablemente para no tensionar aun más las relaciones con España.
Su acción coincide con la que lleva a cabo la hija de uno de los difuntos, Rosa María Payá Acevedo, quien busca además de dinero, un protagonismo contrarrevolucionario que jamás tuvo en vida de su padre, elemento que encaja con la estrategia yanqui de rejuvenecer la cara de la contrarrevolución interna, a pesar de que no pudieron retenerla en la Habana, ya que entre ella y su madre Ofelia Acevedo, tejieron una trágica novela donde la familia Payá Acevedo corría “peligro inminente de muerte”, con el fin de clasificar como refugiados políticos en los Estados Unidos.
Si el cambio actual de declaración de Carromero es cierto, ¿por qué no habló con su embajador o con los oficiales de la inteligencia española cuando fue liberado por Cuba y pasó horas dentro del recinto diplomático español? ¿Qué motivos tuvo el homicida para callar esta historia durante un año y meses? ¿Cuáles son  las causas que lo obligan a expresarlo ahora?
Tanto el embajador español en la Habana como el cónsul general y los miembros de la prensa extranjera, incluida la hispana, que presenciaron el juicio, tiene criterios que aseguran que fue limpio, justo y con todas las garantías procesales, y que las pruebas presentadas por los peritos son contundentes.
Si esto es ratificado por personas honorables y representantes plenipotenciarios del gobierno español, ¿en qué posición quedarán ahora ante el Presidente y el propio Rey?
Todo está más que despejado. Carromero es una pieza más de la campaña anticubana que intenta crear un matriz de opinión en concordancia con los objetivos de la Guerra Sociológica estructurada contra Cuba desde 1959, algo recogido en los documentos de la CIA desclasificados como el llamado Proyecto Cuba de enero de 1962, donde se plantea que: … “la CIA ha concluido que su papel real será la de crear la ilusión de un movimiento popular que gana apoyo exterior y ayudar a establecer un clima que permitirá actos provocativos en apoyo a un cambio hacia una acción abierta.”
Como se demuestra estas acciones no son nuevas. Se sabe que el homicida está apadrinado por Esperanza Aguirre, furibunda anticubana y aliada incondicional de la mafia anticubana de Miami y de los oficiales de la CIA en Madrid, quien además lo envió a Cuba a entregarle dinero a la contrarrevolución, algo que al parecer no consultó con Mariano Rajoy, pudiendo ser una de las causas por la debió renunciar a su cargo.
También es conocido que la señora Aguirre presionó para que se le ofreciera al homicida Carromero, el cargo de “asesor” del grupo popular en el Ayuntamiento de Madrid, como pago por sus servicio a los yanquis.
Ahora habrá que esperar si el homicida se decide a presentar una acusación formal contra Cuba en un tribunal español y que declaraciones ofrecerán en ese momento el embajador en la Habana, el cónsul general, los periodistas de la agencia española EFE y hasta el abogado español que coordinó su defensa con las dos letradas cubanas y al que ahora Carromero inculpa por haberle aconsejado durante el juicio en la Isla, de que se mantuviera en la versión oficial, asegurándole que el Gobierno español y el PP estaban con él.
Evidentemente, los enemigos de Cuba son pocos creativos y repiten las mismas acciones que ejecutan desde el 1ro de enero de 1959, las que una a una han ido a parar al basurero de la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s