Esperar para qué


Arthur Gónzalez.

Golpe-Estado-EgiptoDando muestras de complicidad en los hechos, el gobierno de EE.UU. señaló el pasado 10 de julio que “se tomará su tiempo para decidir si califica lo ocurrido en Egipto como un golpe de estado,” aunque reconocen su temor en que la inestabilidad en el país se extienda más allá de sus fronteras.

Cuanta hipocresía encierran estas consideraciones, pues han pasado más de ocho días del derrocamiento del presidente Mohamed Cursi y aun la Casa Blanca no ha decidido como considerará esos sucesos, algo que arroja demasiados indicios de que están plenamente de acuerdo con los hechos.

Cuando Pedro “El breve”, le dio un golpe de estado al presidente de Venezuela Hugo Rafael Chávez Frías , en total confabulación con la embajada norteamericana y la estación de la CIA instalada en ese misión diplomática, de inmediato el gobierno yanqui aplaudió la acción, la cual incluyó el secuestro del presidente constitucional.

Otro tanto sucedió horas después del golpe de estado en Honduras, contra el también presidente constitucional Manuel Celaya, con el empleo de una formula similar de secuestro y traslado fuera del país.

Lo mismo hicieron cuando planificaron la deposición del presidente constitucional de Paraguay y todo el teatro de un juicio sumarísimo en su contra, para darle un viso legal a lo que en la práctica constituyó un golpe de estado.
Por supuesto, en estos países existían gobiernos que no se ajustaban a las exigencias de Washington y por tanto no hubo titubeos de la Casa Blanca para apoyar esos actos violatorios de la ley.

Ahora que los militares depusieron al presidente electo de Egipto, el gobierno norteamericano declara que “tiene que tomarse su tiempo para decir”, algo infantil en materia de política internacional, pues el mundo sabe perfectamente que ellos están detrás de esto, en contubernio con su eterno aliado, el gobierno de Israel, y no desean que en la frontera con los territorios palestinos existan gobernantes que practiquen el islamismo, algo que podría complicar el control en la zona.

Por otra parte, si los Estados Unidos declaran la acción como un golpe de estado, están obligados  por ley a suspenderle la ayuda a Egipto, que asciende a 1,500 millones de dólares anuales y eso no se le puede hacer a un aliado en el medio oriente como ellos.
Lo demás es pura politiquería que no lograr engañar a nadie en este mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s