Una cortina de humo


Arthur Gónzalez.

informaticaComo buenos prestidigitadores, las autoridades norteamericanas intentan escamotear los motivos que provocaron el reciente escándalo del ciber espionaje, por las filtraciones del ex colaborador de la CIA Edgard Snowden, respecto al programa de vigilancia de Internet conocido como PRISM.

Para tratar de manipular el caso con una cortina de humo, el día 13 de junio divulgaron rápidamente la noticia de que “sus autoridades sanitarias habían advertido a los actores del sector médico, sobre potenciales ciber ataques contra hospitales y equipos médicos vinculados a Internet”.

A fin de incrementar el pánico entre la población le agregaron un componente más dramático, al asegurar que los dispositivos implantados en el cuerpo de los pacientes, como los  marcapasos o los defibriladores, también pudieran estar vinculados a redes vulnerables ante los supuestos “ataques de piratas informáticos”. Sigue leyendo

Anuncios