La metamorfosis


Arthur Gónzalez.

yoaniexteriorLos cambios se producen por diversas causas, no siempre las mismas ni para todos por igual. Hace pocos días retornó a Cuba la diplobloguera oficialista de Washington Yoani Sánchez Cordero, después de una extensa y costosa gira de cerca de 90 días. Su periplo cubrió las ciudades de Río deJaneiro, México DF, Madrid, Miami, Lima, Ámsterdam, Berlín, New York, Washington, Ginebra, Oslo, Varsovia, Gdansk, Estocolmo, Praga y algunas más.

Cuando se suman los gastos de transporte aéreo y terrestre, alojamiento, comidas, personal de seguridad, comunicaciones y algunos otros desembolsos para las campañas de prensa, mejoramiento de imagen, sesiones de fotografías, unido a la preparación especializada que recibió para perfeccionar su actividad subversiva en la Habana, las cifras se elevan hasta cuatro ceros, dando una idea bastante real de lo que ella significa para los planes del gobierno norteamericano y sus Servicios Especiales, en desesperado intento por crear una nueva contrarrevolución con personas menos desprestigiadas.

Lo mejor del cambio sufrido es que en solo tres meses ya le parece anacrónico que alguna cubana el diga mi´ja, al dirigirse a ella, como si para una persona nacida en una casa de vecindad ubicada en un barrio de obreros, con un origen muy humilde, pero con estudios universitarios gratuitos gracias al mismo sistema que ataca y cuestiona, eso fuese algo inusual.

Por supuesto, durante su turnee por el viejo continente se adaptó rápidamente a que la llamarán señora, doña, madame, pero en Cuba ella es simplemente mi´ja. Se acabó el viaje de Cinderella y debe poner los pies en la tierra.

Si se creyó que es realmente una de las 100 personas más influyentes del mundo, debe tener presente que como mismo una estrella rutilante de Hollywood se apaga y nadie más se acuerda de ella, también una vez de regreso a su país vuelve al anonimato o al desprecio de los cubanos dignos, como siempre ha sido.

No obstante, hay que reconocer que de este periplo le quedará una cifra de dólares respetable como pago a sus servicios, aunque no es de dudar que le hayan impuesto cláusulas restrictivas para su uso, ante la duda de que al final pudiera ser una de los tantos agentes secretos de la Seguridad Cubana, como muchos otros que engañaron a la CIA, denunciándola posteriormente en programas de la TV cubana.

Esperemos un tiempo para percibir su metamorfosis; mientras ya empezó a demostrar sus diferencias con el cubano promedio, al  pagar los servicios de acceso a Internet, a fin de cuentas tiene que justificar el dinero, pues para eso la han colmado de premios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s