La zanahoria y después el palo.


Arthur Gónzalez.

conrad tribleComo si pudieran borrar la historia con un simple Twitter, el diplomático estadounidense y jefe adjunto de su Sección de Intereses en la Habana  Conrad Tribble, se aventuró a participar el pasado 10 de mayo en un encuentro entre twitteros y blogueros cubanos.

Este hecho, sin precedentes en la actuación de los diplomáticos norteamericanos acreditados en la Isla, marca una nueva línea de trabajo sobre los jóvenes cubanos y mostró el interés particular que tiene el gobierno yanqui en el empleo de las nuevas tecnologías de las comunicaciones para intentar derrumbar el socialismo, algo reafirmado en reunión de la Heritage Foundation en el 2012, bajo el coauspicio de Goggle Idea, la que contó con la presencia del senador de origen cubano Marco Rubio y el vice jefe del grupo de Estudios Cubanos de la Universidad de Miami, Carlos Saladrigas, entre otros personajes que se dedican a trabajar contra Cuba.

Con el disfraz de la “abuelita de Caperucita Roja”, Mr. Tribble, quien aparece como oficial CIA en sitios de Internet, intentó dar una imagen de “distensión e interés” por la situación interna cubana, algo que solo pocos incautos pudieran creerse, ya que es el representante del mismo gobierno que mantiene la Guerra Económica intacta, el que sostiene que Cuba es uno de los países que apoyan el terrorismo, por tanto rastrea nuestras transacciones financieras,  y sanciona con multas millonarias a los bancos que las facilitan, el mismo que destina 20 millones de dólares anuales para las actividades de subversión contra la Revolución y el que prohíbe a sus ciudadanos visitar libremente la Isla.

Para nada es casual que desde su llegada a la Habana a finales del 2010, Mr. Tribble se posesionó como twittero para dialogar con algunos cubanos de los que la Sección de Intereses, y por qué no algunos de los oficiales CIA en ella radicados, los identifican como “voceros” del gobierno cubano.

Como simple zanahoria, este “diplomático” yanqui se dedica a publicar todos los días comentarios de contenido “Light”, en evidente estrategia para ganar adeptos a sus Twitter, algo que también emplean ciertos sitios creados contra Cuba desde Estados Unidos como Zunzuneo, el que solo envía SMS sobre deporte, cultura y eventos sociales, para cuando planifiquen acciones como las que llevaron a cabo en el Medio Oriente, poderlas ejecutar por esos mismos sitios.

El lenguaje solapado que emplea el “diplomático” es cordial y amistoso, en un intento por ofrecer una imagen de distensión, por lo que algunos han llegado a plantear que “es productivo, mantener un diálogo respetuoso con algunos diplomáticos estadounidenses. Abrirle las puertas al señor Tribble es un paso inteligente, cortés y apropiado, y aunque hay sobradas razones para desconfiar, no se pierde nada con darle el beneficio de la duda”, como afirmó el ex diplomático cubano Carlos Alzugaray, asombrosa consideración para un experimentado embajador que sabe perfectamente que ese beneficio no se le otorga a los mismos que se reúnen con la contrarrevolución para financiarla y adiestrarla en métodos de lucha contra el socialismo.

Si tanto desea Mr. Tribble dialogar con los cubanos, debe dirigirse al Ministerio de Relaciones Exteriores y conversar racionalmente sobre los temas que afectan las relaciones entre ambos gobiernos, entre ellos el cese de la Guerra Económica, la eliminación de la Ley de Ajuste, la liberación de los Cinco cubanos sancionados injustamente por penetrar grupos terroristas en Miami, la posibilidad de restablecer el correo postal directo entre ambos países, el restablecimiento de las conversaciones sobre temas migratorios, suspendidas unilateralmente por ellos, un acuerdo para la lucha contra el narcotráfico internacional, el cese de las agresiones radiales contra Cuba, mediante varias radio-emisoras contrarrevolucionarias y la TV, todas financiadas por su gobierno con millones de dólares para envenenar al pueblo cubano.

La ingenuidad con los norteamericanos cuesta cara y después no valen lamentaciones, solo hay que repasar la historia.

Anuncios

4 pensamientos en “La zanahoria y después el palo.

    • Felipe: La libertad de expresión y de pensamiento es uno de los derechos humanos que tanto le exigen a Cuba, sin embargo no aceptan escuchar criterios diferentes. El Comandante René Vallejo no compartiría tus groseras consideraciones pues era un hombre extremadamente educado y culto, además de médico personal de Fidel Castro. Arthur

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s