Las diferentes caras del terrorismo


Arthur Gónzalez

Agencia Central El 14 de enero 1961 fue incendiado el almacén de tabacos de la firma Rothishild Samuell, en la calle Dragones entre Industria y Amistad, en Centro Habana.
El 26 de febrero fue incendiada con “fósforo vivo” la tienda El Encanto, en Santiago de Cuba y eran reducidas a cenizas el día 28 las oficinas del acueducto de Regla, en La Habana.
El más alevoso acto terrorista tuvo lugar ese mismo día 28 a las tres y media de la tarde, al estallar una bomba en el servicio sanitario de la Academia Nobel, del barrio de la Víbora, en La Habana, que destruyó dos aulas, un servicio sanitario y lesionó a ocho adolescentes entre 15 y 18 años de edad —una de ellas en estado grave con pérdida del ojo izquierdo— y una maestra de 36 años.
En la ciudad de Colón, Matanzas, estalló otro artefacto ese día 6 en la fábrica de conservas La Campesina, la que fue destruida totalmente por una órdenes de la CIA.
Los días 10 y 11 de marzo de 1961,  detonaron dos bombas en el piso 15 del edificio del Instituto Nacional de la Reforma Agraria (INRA), y en las torres del servicio eléctrico en La Víbora, La Habana, dejando sin electricidad una amplia zona de la capital.
El 13 de marzo de 1961, un poco después de las cuatro de la madrugada, una embarcación artillada con ametralladoras de grueso calibre, lanzada desde el barco pirata Bárbara J., procedente de Estados Unidos, abrió fuego contra la refinería de Santiago de Cuba Hermanos Díaz, situada en la entrada de la bahía.
El 14 de marzo de 1961 estallaron petacas incendiarias en las tiendas conocidas como Ten Cents, situados en la calle Monte, en la calzada de Suárez, y en la calle Obispo, en La Habana, donde resultaron heridos tres empleados, además de grandes pérdidas materiales.
Un incendio intencional de grandes proporciones estalló el día 24 el mes de marzo en las naves de la destilería de Bodegas Morera, en Lawton, La Habana, con altas pérdidas materiales y varios heridos, mientras el 29 de marzo explotaban otros dos petardos en dos centros estatales en Perico, Matanzas.
El 2 de abril de 1961 una bomba estalló frente a la sede de la revista Verde Olivo. Otro artefacto colocado el día 6 en los portales de la tienda El Encanto, destruyó todas sus vidrieras, así como las de las tiendas El Bazar Inglés, Los Reyes Magos, el Ten Cents de la calle Monte, la peletería La Moda y la joyería La Casa Quintana, todas ubicadas en la zona comercial más importante de la ciudad habanera.
El día 3 de abril una explosión en la conductora central de la Cuenca Sur, en La Habana, interrumpió el suministro de agua a gran parte de la ciudad durante 48 horas. En los días siguientes estallaban otros incendios en objetivos económicos, mientras el día 13 fallecían cuatro obreros agrícolas durante el siniestro provocado por contrarrevolucionarios en los cañaverales de la cooperativa Esteban López Ayné, del central Stewart, en Ciego de Ávila.
El 13 de abril, apenas dos días antes del cobarde ataque a los aeropuertos de Ciudad Libertad, y Santiago de Cuba, como preludio a la invasión mercenaria, fueron colocadas dos petacas explosivas de nitro-almidón-H4, en el interior de unas prendas de vestir que se encontraban en el Departamento de sastrería del segundo piso de la lujosa tienda por departamentos El Encanto, situada en las calles Galiano entre San Miguel y San Rafael. El edificio fue totalmente destruido y perdió la vida la trabajadora Fe del Valle Ramos, resultaron heridas otras 18 personas.
¿Esto es o no terrorismo de Estado?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s