Cuba y los derechos humanos


Arthur Gónzalez.

cuba-onuEsta cuestión mal traída y manipulada por EE.UU. a su antojo para condenar a aquellos países que no se arrodillan, ni aceptan seguir la línea impuesta por Washington, ha transitado por varias etapas algunas de ellas bochornosas, que al final terminaron con la llamada Comisión de Derechos Humano, conformándose  el  actual Consejo que en su creación no contó con la representación norteamericana, al no ser elegidos por el voto mayoritario de los miembros de la ONU.

Esa no elección de Estados Unidos como miembro de dicho Consejo, demostró el rechazo rotundo del mundo a la política injerencista e inmoral de los supuestos campeones del tema.  No obstante, tras presiones violentas y chantajes al mejor estilo de la mafia, fueron elegidos con posterioridad.

 Cuba es uno de los países del orbe que más ha luchado por la igualdad de los seres humanos, le ha dado a las mujeres el lugar que nunca antes tuvieron en la sociedad, e incluso hoy representan la mayor fuerza profesional de la Isla, aspecto que pocos pueden mostrar. Eliminó la discriminación racial, permitiendo que negros y mestizos puedan trabajar junto a los blancos en cualquier sector de la economía, tengan acceso pleno a la salud y educación, de ahí que es normal  ver a un negro cubano con su uniforme de médico o de enfermeras, ejecutan una obra no solo como obreros de la construcción sino dirigiéndola desde su cargo de arquitecto o ingeniero, a pesar del color de su piel.

Los cubanos tienen pleno derecho a escoger su opción religiosa y participar en cualquiera de los múltiples cultos que realizan las diferentes religiones, desde la católica, hasta la budista.

El derecho a ejercer su voto libre y secreto en el sistema electora, sin presiones ni compra de boletas, es algo común para los ciudadanos en la Isla, al igual que la educación gratuita totalmente en todos los niveles y su obligatoriedad hasta el 9no grado. La salud igualmente libre de pago para todos sus ciudadanos es un logro que no solo se les brinda a los cubanos, sino que se extiende allende los mares para ofrecer solidariamente la prevención y cura de cientos de miles de enfermos en múltiples países del orbe.

En Cuba no se reportan casos de desaparecidos, torturados o asesinados. Esa etapa quedó atrás en la historia triste del país hasta el 31 de diciembre de 1958, donde los asesinos y torturadores al servicio del dictador Fulgencio Batista, que contaron con el asesoramiento del FBI y la CIA, se fueron a refugiar a territorio de los Estados Unidos, al triunfar la Revolución,  donde aun residen algunos de ellos y su descendencia, sin que el gobierno yanqui los condene, ni critique, todo lo contrario.

Sin embargo, el gobierno norteamericano no perdona la insubordinación y trata de hacerle pagar caro al pueblo cubano su decisión de ser libres e independientes. Por ese motivo desde el propio año 1959 decidió hacer todo lo posible por destruir la Revolución, ejecutando Programas de Acción Encubierta con la aprobación presidencial.

Organizó la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos en 1961, miles de actos terroristas en ciudades y campos cubanos, sabotajes a la industria, la introducción de plagas y enfermedades que han costado cientos de vidas humanas, hasta la creación de organizaciones contrarrevolucionarias, financiadas y entrenadas para  tergiversar la realidad cubana.

Ahora que en Ginebra se volverá a discutir el tema, escucharemos los argumentos espurios de los representantes del Imperio y sus asalariados.

En contraposición, se podrá comprobar en esa sala, la defensa a ultranza que llevará a cabo Estados Unidos a favor de Israel, país que asesina a mansalva a palestinos indefensos, bombardea poblados civiles y bloquea al territorio con la intención de matar por hambre a ese pueblo.

 Para los yanquis estas no son violaciones a los derechos humanos, como tampoco lo son los 166 detenidos ilegalmente en la base naval que tienen por la fuerza en la provincia cubana de Guantánamo, de ellos 100 en huelga de hambre desde el 06 de febrero y los más débiles forzados a alimentarse mediante la introducción de tubos.

 Veremos una vez más como los Estados Unidos intentan desvirtuar el tema a su favor, pero los tiempos son bien distintos y ya los estados no se dejan conducir tan fácilmente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s