¿Por qué Obama no los acusa igual por el caso de Cuba?


Arthur Gónzalez.

barack obamaEl presidente de EE.UU., Barack Obama, acusó a algunos senadores de ceder a las presiones del “lobby” pro armas, al rechazar la enmienda bipartidista que pretendía ampliar la verificación de antecedentes para todos los compradores de armas.

Hoy es un día de ignominia para Washington”, dijo el presidente desde la Casa Blanca, después de que fracasara esa votación clave en la Cámara Alta.

Sin embargo, cuando se trata del caso cubano, la callada es la respuesta del Presidente.

Todo el mundo conoce que el lobby anticubano en el Congreso, conformado por mafiosos anticubanos como el senador Bob Menéndez y Marco Rubio, a los que se suman los representantes Ileana Ros-Lehtinen, Albio Sires y Mario Díaz-Balart, tienen chantajeados a muchos de sus compañeros de trabajo, si alguno apoya o propone medidas que suavicen o mejoren las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba.

Un claro ejemplo de eso lo dieron cuando demoraron la aprobación de varios embajadores y otras medidas pendientes de aprobación en el Congreso, para demostrar fuerza sobre el tema de las relaciones con la Isla.

Sobre este lobby mafioso también debería protestar el jefe de la Casa Blanca, ya que no le permiten gobernar con raciocinio, sensatez y sentido común.

Si el presidente no estuviese cautivo de este grupúsculo de congresistas sin escrúpulos para el chantaje y la presión, hace mucho tiempo que hubiera encontrado una salida airosa para la excarcelación del “contratado” Alan Gross” e impediría que una jueza de Miami, presionada hasta el cuello por la mafia anticubana, tome medidas antijurídicas con el caso de los Cinco presos antiterroristas  y no se dejara manipular con el cliché de ser espías.

Pero es evidente que el Presidente no quiere disgustar a los anticubanos, a pesar de ser una minoría en el congreso y no representar el sentir de la comunidad cubana en ese país. No obstante les aprueba anualmente 20 millones de dólares para actividades subversivas contra Cuba, más otros ciento y tantos millones para la radio y televisión Martí, que ni se escucha ni se ve en el verde caimán, pero engrosa los bolsillos de esos congresistas y sus lacayos.

Así es la política norteamericana y la actuación de su Presidente.

 

 

 

2 pensamientos en “¿Por qué Obama no los acusa igual por el caso de Cuba?

  1. Pingback: El temor de los anticubanos |

  2. Pingback: Multiplicada por cero |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s