Exilio o Diáspora


Arthur Gónzalez.

cuban_mafiaLa conocida mafia anticubana de Miami integrada por testaferros del ex dictador Fulgencio Batista y sus descendientes, han maniatado por medio siglo las relaciones exteriores de los EE.UU., con relación a Cuba.

Batista es responsable de la muerte de no menos de 20 mil cubanos y su gobierno fue establecido mediante un golpe de estado. Por esa razón, el 1ro de enero de 1959  huyó de la Isla ante la victoria del ejército rebelde liderado por el Comandante Fidel Castro Ruz, a pesar del apoyo logístico que le daba el ejército norteamericano, por ser considerado una pieza clave para las inversiones del imperialismo en toda la económica cubana.

Algunos de los hijos de esos testaferros y cómplices de los crímenes del Batistato han alcanzado elevadas posiciones dentro del ejecutivo de los Estados Unidos, gracias al trabajo de la CIA y otras Agencias Federales que luchan desde hace 53 años por derrocar a la Revolución cubana, incluso mediante el asesinato de Castro. Entre estos se encuentran los hermanos Lincoln y Mario Díaz Balart, Ileana Ros-Lehtinen, Albio Sires y Robert Menéndez, quienes desde sus puestos como congresistas bloquean cuanta medida se proponga que pudiera suavizar las tensiones entre ambos países.

Desde hace más de 30 años el llamado “exilio cubano”, apodado así por estos mismos tenebrosos personajes para distorsionar la realidad, no es otra cosa que una comunidad de cubanos que han viajado al primer mundo en busca de mejores salarios y condiciones de vida, como lo hacen todos los latinoamericanos sin excepción, con la particularidad de que contra Cuba pesa no solo una economía tercermundista, sino también una Guerra Económica aprobada desde el 18 de enero de 1962 por el entonces presidente J.F. Kennedy, que según los propios documentos oficiales de su gobierno, persigue el propósito de inducir al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país”.

Esta Guerra particular contra Cuba por supuesto que provoca necesidades de todo tipo y mucha escasez, por ser el objetivo principal que buscan alcanzar. El 6 de abril de 1960, el Subsecretario de Estado para Asuntos Iberoamericanos de los EE.UU. Lester D. Mallory, redactó un memorando en el que afirma: “El único medio previsible que tenemos hoy para enajenar el apoyo interno a la Revolución es a través del desencanto y el desaliento basado en la insatisfacción y las dificultades económicas”.

Estos principios de la filosofía política del gobierno norteamericano contra Cuba no son propaganda comunista, es una realidad contundente que golpea a varias generaciones de cubanos en su máxima expresión. No obstante la persistencia de los congresistas antes mencionados la realidad se impone, y aunque mantengan la presión sobre los círculos de poder ya se va reconociendo otro punto de vista, todavía con el temor de ser calificados de “pro castrista”.

Jorge Duany, director del Instituto de Investigación Cubana de la Universidad Internacional de Florida (FIU), también catedrático de Antropología de la Universidad de Puerto Rico, reconoció recientemente al diario El Nuevo Herald de Miami, que “…el asentamiento de cubanos en el exterior es a la postre, un fenómeno socioeconómico de migración circular que ha modificado de forma sustancial el perfil de la diáspora cubana, más parecida ya a las clásicas, que emigran sobre todo por razones económicas y se acaban asimilando a los países de acogida”.

Añadió el académico que “…en cualquier caso, esta diáspora ha perdido la naturaleza monolítica y homogénea en lo ideológico que caracterizaba a las primeras generaciones de “exiliados” y posteriores oleadas de emigrantes en las décadas de 1970 y 1980. Sin embargo, las últimas oleadas de emigrantes no tienen el mismo perfil necesariamente. La principal motivación es económica, la búsqueda de una vida mejor…”.

Si esto es así, reconocido por muchos políticos, académicos y norteamericanos de todas las esferas sociales, ¿Por qué se mantiene la Ley de Ajuste cubano que se aplica solo a los ciudadanos de la Isla, ante el manido pretexto de que huyen del comunismo? Política sucia para distorsionar la verdadera esencia y continuar viviendo de los presupuestos millonarios que anualmente aprueba la Casa Blanca para su trabajo subversivo contra la Revolución.

Cuando algún día se escriba la verdadera historia de las criminales acciones ejecutadas por los Estados Unidos contra Cuba, el tribunal de Nuremberg quedará pequeño para sentar en el banquillo de los acusados a todos los criminales que han pretendido matar al pueblo cubano por hambre y enfermedades, pero solo habrá que leer en voz alta los propios documentos oficiales norteamericanos, esa será la prueba fiscal más contundente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s