La vuelta a la crisis de los misiles


 Arthur González.

crisis de octubreEl pasado 2012 se cumplieron los primeros 50 años de la conocida mundialmente como crisis de los misiles en Cuba, situación que puso al mundo al borde de la primera guerra nuclear y la posible desaparición de la faz de la tierra de la mayor isla del Caribe.

Bloqueo naval, presiones políticas y diplomáticas, intercambio de mensajes cifrados y enrarecimiento de las relaciones entre la antigua URSS y Cuba, marcaron los 10 días que estremecieron al mundo.

Paradójicamente, medio siglo después se produce un suceso similar pero ahora los protagonistas son Estados Unidos, Holanda y Alemania, al instalar 6 baterías de misiles Patriot en Turquía, como fórmula de amenaza al gobierno sirio, asediado desde hace un año por fuerzas mercenarias pagadas por Washington y algunos de sus principales aliados de la OTAN, en un intento por derrocar al régimen de Damasco, el cual no es del agrado de la Casa Blanca, algo en lo que la secretaria de Estado Hillary Clinton no ha tenido reparos en confirmarlo de forma pública.

Para Estados Unidos el despliegue de estas 6 baterías de misiles es “normal” y para nada han protestado, bloqueado a Turquía ni presionado a  Holanda y Berlín para que los retire, tal y como hizo con la URSS en 1962. Para ellos la instalación de estas armas es el resultado de una “petición” de Turquía a la OTAN para “protegerse” de una posible amenaza de misiles procedente de Siria.

Sin embargo Cuba que había sido invadida en abril de 1961 por fuerzas mercenarias, organizadas, entrenadas y financiadas por la CIA, no tenía derecho alguno de hacerle similar petición a la URSS, ante la real amenaza de otra invasión a su territorio para derrocar a la triunfante revolución liderada por Fidel Castro Ruz, a pesar que desde el 18 de enero de 1962 el presidente J.F. Kennedy había aprobado el conocido Proyecto Cuba o Plan Mangosta, que pretendía provocar acciones internas en la Isla que justificarán la invasión por parte del ejército norteamericano, según consta en los documentos desclasificados del propio gobierno norteamericano.

Esta es la doble moral de la política norteamericana. Ellos si pueden instalar misiles, amenazar, invadir y hasta asesinar a dirigentes políticos que no son de su agrado, sin que se considere violatorio de los derechos humanos, las normas jurídicas internacionales y mucho menos que afecten la paz y la estabilidad mundial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s