¿Por qué contra Cuba?


Arthur González.

Cuando leemos la prensa internacional y constatamos la situación actual del mundo, nos percatamos que diariamente hay hechos críticos con una complejidad aterradora que en nada se parecen a los problemas que le quieren achacar  a Cuba.
La guerra sicológica instrumentada por los norteamericanos contra la isla mayor del Caribe es tan virulenta, que se empeñan en tratar de distorsionar la situación hasta convertirla en fantasía extraterrestre. Toda persona que visita Cuba, se percata de inmediato como son las campañas mediáticas orquestadas y financiadas por los Estados Unidos, incluidos los representantes diplomáticos, los que una vez concluida su misión en la Habana, se dan el lujo de contar la verdad de lo que percibieron durante su estancia y repudian incluso la manipulación que a diario se lleva a cabo en las redes sociales y en la  gran prensa.

Así las cosas, y ante los profundos cambios que acontecen en la política cubana, que van desde el incremento del trabajo no estatal, la repartición de tierras del Estado a campesinos, hasta la flexibilización de la Ley Migratoria, los enemigos de Cuba se empeñan en sostener la imagen creada desde Miami sobre el supuesto terror y violaciones a los derechos humanos en que viven los cubanos, algo que no se puede demostrar por ser totalmente irreal.

Es por eso que los sitios digitales, pagados con el presupuesto del gobierno norteamericano, sacado de los 20 millones de dólares aprobados anualmente por la Casa Blanca para la subversión contra Cuba, se recrean en el invento de acciones represivas. Tanto es así que el sitio contrarrevolucionario español “Diario de Cuba”, publicó que activistas de las organizaciones independientes “Afro-Cuban Alliance”, “Comité Ciudadanos por la Integración Racial” (CIR) y “EmpoderaCuba” denunciaron el pasado domingo 04.11.2012 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la situación de los afrodescendientes cubanos.” “La situación actual ha adquirido matices de escándalo, sobre todo porque los afrodescendientes cubanos tienen un doble reto: lograr organizarse y luchar contra las prácticas discriminatorias y a la vez enfrentar el clima de intolerancia y violencia, impuesto por un Gobierno”.

Por supuesto estas organizaciones radican en el exterior y siguen la línea trazada en el conocido como “Plan Bush” o “Acta de la Comisión para una Cuba Libre del año 2004”, algo nada nuevo pero que sirvió de base para obtener 4 millones de dólares supuestamente para los negros cubanos, a fin de que se organizaran para luchar contra el régimen comunista, pero no hacen nada cuando en días pasados fue quemada en los Estados Unidos una joven negra por miembros de la tenebrosa organización racista KU KUS CLAN.

Tampoco dicen estas supuestas organizaciones de negros que antes de 1959 en la Isla de Cuba, los negros y negras no podían trabajar en las empresas de capital norteamericano como la “Cuban Telephon Company”, “la Cuban Electric Company”, “la Firestone, Goodyear”, ni en ninguno de los bancos de capital yanqui o cubano. No existían negros ni negras en las grandes tiendas por departamentos, ni en los restaurantes y cafeterías, incluidas las famosas guaraperas, donde se expendía el jugo de la caña de azúcar; en la TV solo se permitió una negra como anunciadora en un mínimo espacio e incluso los negros que aparecían en los programas costumbristas eran blancos pintados, pues los verdaderos negros no tenían cabida.

Parece que ellos no recuerdan que en el más famoso cabaret del mundo, “Tropicana”, las bailarinas, modelos y figurantes eran blancas, ya que las negras por muy buena figura que tuvieran no podían exhibirse ante un público totalmente blanco. Ninguna reina de los carnavales y sus luceros fueron negras ni mulatas, solo blancas. Entonces de que represión o discriminación están hablando cuando los negros y negras gracias a la Revolución triunfante de 1959 les dieron cabida en escuelas junto a los blancos, trabajo en todos los sectores y les abrió las puertas en las universidades. Hoy son cientos de miles los negros médicos, ingenieros, abogados, maestros, periodistas, artistas, académicos y dirigentes de empresas importantes. Antes de 1959 cocineras, limpia pisos, braceros de los muelles, jardineros, analfabetos y carne de presidio.

En Cuba no se les dice afrodecendientes sino cubanos, ya que ese propio término empleado en los EE.UU. es discriminatorio, es como si no fueran ciudadanos igual que los blancos, recordándole constantemente que son africanos y no les pertenece vivir en su país. Sería bueno contar con una máquina del tiempo y retrotraerlo a 1958 para que los que quieren acusar falsamente a Cuba, pudieran constatar lo que en realidad es una exclusión por el color de la piel, entonces sí que llorarían por una revolución socialista como la actual, quizás eso les haría apreciar mucho más lo que han ganado a partir de 1959.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s