Quién y cómo se reparten los premios de periodismo.


Arthur González.

Cada año, diferentes revistas, universidades y fundaciones, reparten permios a personas que se destacan por asumir posiciones verticales respecto a la situación que atraviesa el mundo y tienen el valor de enfrentar represalias por sus denuncias o por la buena calidad de sus reportajes; ejemplos abundan.

Sin embargo, a pesar de la temeridad, valor personal y el peso de las informaciones aportadas, que sirvieron para darle a conocer al mundo entero verdades ocultas, las que cambiaron en muchos casos la percepción de actos y de la calidad humana de personas, el periodista australiano Julian Assange, no ha recibido ni un solo reconocimiento; todo lo contrario, se ha convertido en el enemigo número uno de los EE.UU. y por su puesto de sus fieles aliados.

Lo inverso pasa con la bloguera oficialista de Washington Yoani Sánchez Cordero, quien por el solo hecho de servir a los intereses de la CIA para intentar, sin lograrlo, desprestigiar a su Patria, es multipremiada y divulgada como lo que no es, una periodista destacada.

Assange con su arrojo y coraje, puso al desnudo la sucia política exterior norteamericana, sus crímenes y abusos en los países donde ha intervenido militarmente. Denunció ante el mundo la intromisión de los yanquis en los asuntos internos de otros países y como sus dirigentes se burlan de presidentes, ministros y personalidades.

En el caso cubano, dejó sin argumentos a los que defienden a los supuestos “disidentes”, al hacer públicos cables secretos para el Departamento de Estado y la CIA que envían sus diplomáticos desde la Habana, con evaluaciones en las que reconocen su carácter mercenario, falta de respaldo popular, propósitos financieros y  migratorios.

Evidentemente estos resultados no tienen valor para hacerlo merecedor de algunos de los premios repartidos a otros por presiones de los yanquis, ya que el australiano los puso en tela de juicio ante la opinión pública mundial.

Por tanto, para obtener un premio “Ortega y Gasset” de periodismo, un premio a la Libertad “CEPOS” de Dinamarca, premio “Príncipe Claus” de Periodismo, premio de periodismo “María Moors Cabot”, o ser seleccionado entre las personalidades más relevantes de la Revista “Foreing Policy”, tendrá que esperar muchos años y aun así, quizás nunca los logre.

Esa es la democracia made in usa. Así de sencillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s