Tocando la puerta equivocada.


Arthur González.

Un grupúsculo contrarrevolucionario cubano, de los reciben parte de los 20 millones de dólares asignados anualmente por la Casa Blanca, hizo recientes declaraciones en las que insta al régimen cubano para que suspenda las actuales tasas de importación para las donaciones que arriben a la Isla, con el propósito de paliar los daños dejados por el huracán Sandy que azotó el oriente cubano.

El grupúsculo se autodenomina Alianza Democrática Cubana (ALDECU) y lo integran muy pocas personas, entre ellas el viejo contrarrevolucionario René Gómez Manzano, quien ha estado en cuanta organización se crea para intentar derrocar el socialismo, sin importarle los fines que persigue, con tal de obtener dinero fresco de Miami y seguir viviendo sin trabajar.
ALDECU demandó también a que las autoridades cubanas “acepten toda la ayuda que ofrezcan las organizaciones internacionales y países extranjeros, sin excepciones, ni limitaciones y de manera incondicional”.

Al parecer el veterano mercenario tiene demencia senil, pues en Cuba siempre se han admitido donaciones para los damnificados por los ciclones que azotan la Isla, sin exigir el pago de impuestos aduanales. ¿No lo conocía?

Cuba lo que no admite son las supuestas ayudas de la contrarrevolución de Miami para hacer propaganda, después de llevar 53 años en planes y acciones criminales contra el pueblo, desde el asesinato de diplomáticos, la introducción de plagas y enfermedades como el Dengue, la fiebre porcina, la broca del café y otras, hasta los actos terroristas como la explosión de bombas en los hoteles y restaurantes de la capital.

Pero llama poderosamente la atención que este grupúsculo contrarrevolucionario no le exija al gobierno norteamericano que levante las restricciones del comercio con Cuba, como parte del criminal Bloqueo y permita la entrada de buques a puertos cubanos y no los sancione con elevadas multas y a estar después seis meses sin poder tocar puertos norteamericanos. Tampoco hablan de pedirles a los yanquis que permita a los bancos extranjeros y los norteamericanos hacer transacciones para Cuba, empleando el dólar de ese país sin confiscarlos, para que pueda llegar ayuda solidaria de manos amigas.

Si a alguien hay que pedirle que suspenda aranceles aduanales no es precisamente a la parte cubana, sino a la norteamericana que impide y sanciona a los miembros de organizaciones religiosas como pastores por la Paz, que envían ayuda solidaria para el pueblo de la Isla, a los que la aduana norteamericana les impide pasar los medios recolectados, incluso aquellos que están destinados para niños enfermos y ancianos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s