Democracia a la española.


Arthur González.

Los que en España intentan darle a Cuba clases de democracia y exigirle libertad de expresión, pensamiento y de respeto a los derechos civiles y humanos, están estudiando una nueva ley, que seguro van a imponer como patrón a imitar para el “respeto a los derechos” que ellos promulgan y exigen a otros.

El mencionado proyecto de ley tendrá como objetivo fundamental la prohibición de la fotografía, filmación o reproducción de imágenes de policías y fuerzas de seguridad estatal durante las brutales y crueles represiones a las que somete actualmente al pueblo español, que de forma pacífica y con todo sus derechos civiles reclama su deseo de tener una vida mejor, en oposición a la pérdida de los niveles de bienestar que ven escabullirse con las medidas impuestas por el gobierno del Partido Popular del presidente Mariano Rajoy.

Evidentemente Rajoy, su vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, no desean que el mundo conozca de las violaciones de los derechos humanos que comenten, aunque la Unión Europea, a través de su jefa de diplomacia, Catherine Asthon, ni la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, se pronuncian sobre estos abusos cotidianos, y mucho menos han pedido sanciones para España.

La doble moral de estas dos señoras ha llegado a tal punto, que parecen desconocer las salvajes represiones de la policía española, griega y la italiana, y solo tienen palabras para condenar a Cuba, siguiendo dictámenes de los norteamericanos, y haciéndoles el juego a los asalariados de Washington.

A partir de que el mundo puede ver y sacar conclusiones de donde está la verdadera represión, la vicepresidenta del gobierno español Soraya Sáenz  declaró que luego de meses de escenas en televisión e internet de choques en ocasiones violentos entre policías y manifestantes, “había que encontrar un equilibrio entre los derechos de los ciudadanos a protestar” y la necesidad de defender la integridad de las fuerzas de seguridad estatal”.

O sea, que mientras todos acusan a Cuba porque su pueblo repudia verbalmente las provocaciones de los mercenarios del imperio, los que cobran un salario por ello y van a diario a la misión diplomática norteamericana a recibir la preparación y los medios necesario para sus acciones, los que si atacan físicamente con palos, gases lacrimógenos y hasta montados en fuertes y briosos caballos no son condenados y según la propia ejecutiva española “tienen la necesidad de defender la integridad de las fuerzas de seguridad estatal”.

¿Hasta cuándo los pueblos tendrán que aguantar tal desfachatez? ¿Cuál es la defensa de la integridad de la policía, si esta es la que agrede a sus compatriotas españoles, griegos o norteamericanos?

Por eso quieren impedir que los filmen y fotografíen dando golpes, puntapiés y patadas a personas indefensas e incluso cuando están en el piso.

Veremos cómo termina esto, pues como dijera el guerrillero heroico Che Guevara, “esta humanidad ha dicho basta y ha echado a andar”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s