La industria de la imagen.


Arthur González.

Para nadie es un secreto que los norteamericanos se destacan mundialmente por la calidad de su industria de la imagen, tanto en la fabricación de líderes, opositores destacados, artistas relevantes como en enemigos públicos. Su capacidad tiene para todos los gustos y necesidades políticas.

En este sentido, acabamos de conocer que la revista de análisis Foreign Policy, en su edición en Español, nominó a la bloguera contrarrevolucionaria Yoani Sánchez y a su padrino o maestro, como quieran llamarlo, Carlos Alberto Montaner, entre los 50 intelectuales iberoamericanos más influyentes de 2012. Qué falta de respeto para los cientos de artistas e intelectuales de Iberoamérica que tienen desde hace muchos años una obra para respetar.

La Sra. Sánchez Cordero no es más que un engendro creado por los Servicios de inteligencia norteamericanos para tratar de cambiar la imagen vieja y desprestigiada de la contrarrevolución creada  por ellos en los finales de la década de 1970 y los primeros años de los 80, ya que los supuestos “opositores” conformados en esa época no han logrado los cambios deseados por el gobierno norteamericano. Es conocido que muchos de ellos han sido cooperantes de la Seguridad del Estado cubano y otros nunca tuvieron carisma ni talento para atraer a las masas.  De ahí el decrecimiento del número de los llamados “opositores” y la comprobación de que el fin que persigue la mayoría de ellos es la emigración hacia Miami, bajo el manto protector de una visa como refugiados políticos, otorgada por la Sección de Intereses de los EE.UU. en la Habana.

Yoani surgió de los planes norteamericanos de lograr atraer a la “oposición” a los jóvenes cubanos, algo similar a lo que hicieron en Polonia con L. Walesa, para lo cual Carlos Alberto Montaner la contactó cuando ella decidió residir de forma permanente en Europa, dejando en Cuba a toda su familia, incluidos padres, esposo y su único hijo.

En ese encuentro, el viejo agente CIA, por demás prófugo de la justicia cubana por llevar a cabo en los años 60 actos terroristas contra los principales centros comerciales y cines habaneros, le propuso que retornara a la Isla y a cambio la convertiría en la mujer cubana más premiada de toda la historia de Cuba, desde que Cristóbal Colón descubriera la Isla. El plan consistía en hacerla una bloguera famosa, para que intentara agrupar a los jóvenes cubanos, para que estos a su vez actuaran contra el régimen socialista.

Pero lo que no tuvieron en cuenta Montaner y sus jefes de la CIA, es que Yoani carece por completo de liderazgo y de clase para ser una persona capaz de arrastrar a intelectuales y profesionales. La vida lo ha demostrado. Solo se le han sumado personas acomplejadas por sus preferencias sexuales, y otros con serios trastornos de personalidad y dificultades para interactuar en sociedad, pero nadie con carácter que impresione, valor intelectual, ni otras cualidades atractivas.

Esperemos la votación y sabremos cómo se manipulan las cosas en la gran industria de la imagen de los Estados Unidos.

Anuncios

Un pensamiento en “La industria de la imagen.

  1. Pingback: La industria de la imagen. « KOKACUB@

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s