El sistema de salud cubano y falsa de Martha Beatriz.


Arthur González.

Aunque parezca un chovinismo, todo hace indicar que el sistema de salud cubano vuelve a imponerse como noticia, a pesar del disgusto de algunos elementos en Miami.

Se trata de la diplodisidente cubana Martha Beatriz Roque Cabello, una mujer que a los 67 años intentò desafiar las regulaciones de los que padecen la terrible enfermedad de la “diabetes melitus tipo II”, que se caracteriza por una insuficiente acción de la insulina endógena, lo que suele provocar hiperglucemia, alteraciones en los lípidos séricos y lesiones vasculares.

El mes pasado la diplodisidente expresò a la prensa extranjera acreditada en la Habana, que se declaraba en “huelga de hambre” hasta tanto no liberaran a un interno por delitos comunes que posteriormente habían captado para la contrarrevolución.

Verdaderamente es algo asombroso para una persona de su edad y que no está recogido en ninguna de la literatura médica dispone. No hay estadísticas médicas que demuestren que un diabético esté durante una semana completa sin ingerir alimento alguno, pues científicos en la materia plantean que una persona con dicha enfermedad no puede dejar de comer de forma periódica, cada tres horas y siempre bajo una estricta dieta, acompañada de ejercicios físicos.

Los síntomas descritos para la diabetes son: polidipsia, poliuria, sequedad de boca y otras mucosas, polifatiga, astenia, somnolencia, obnubilación, vista borrosa, purito genital, disfunción eréctil, neuropatía y deshidratación. A esto se le suman cetoacidosis, acisois láctica, hiperosmolaridad, hipoglucemia y múltiples infecciones.

De ahí que según fuentes medicas consultadas, la alimentación es un elemento esencial en el tratamiento de la diabetes, no es simplemente una dieta baja en carbohidratos, sino una perfectamente balanceada, que debe contener entre 55 y 60% de las calorías en forma de carbohidratos (lo cual corrobora el concepto de que no se trata de una dieta baja en carbohidratos), 10 a 20% de las calorías en forma de proteínas y el resto (no más de 30% de las calorías) en forma de grasa. Es conveniente que la alimentación contenga una buena cantidad de fibra, por lo menos 35 g por día.

Sin dudas los milagros existen y este parece ser uno más de la medicina cubana, que la ha mantenido con lucidez y fuerza para ofrecer entrevistas a la TV de Miami y a cadenas de radio de ese país. Algo insólito, pues de ser cierta su inanición voluntaria, dado sus antecedentes debería estar en un estado de coma casi irreversible.

Tal parece que si estuviéramos presenciando la radio novela “El Derecho de Nacer” que escucharon nuestros abuelos en los años 50. Esperemos para ver el final, a lo mejor ella como el personaje de “Don Rafael del Junco” hable y explique el secreto de resistir o relatar las recomendaciones impartidas por el “faquir cubano”, el también diplodisidente Guillermo, “El Coco, Fariñas”, quien le dio las indicaciones, pues él estuvo casi 365 días sin ingerir alimentos y ahí está vivo, como la puerta  de  Alcalá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s