¿Por qué Martha Beatriz declinó la huelga de hambre?


Henry Garcia.

Aunque el show mediático a los 8 días adolecía de veracidad, dada su enfermedad de diabetes, Martha Beatriz Roque Cabello, dio por concluida su “huelga” y no porque las autoridades asegurarán que pondrían en libertad al delincuente devenido en “disidente”, supuesto motivo de la acción de Martha, para mí la razón es otra.

Coincido con los que plantean que la Sra. Roque busca visibilidad mediática, ante la competencia de otros “mercenarios” más jóvenes y con más premios en metálico, sin embargo su acción se inserta en medio de un proceso en el que están imbuidos los nuevos dirigentes del autotitulado “Movimiento Cristiano Liberación”, y el juicio al líder de las juventudes del “Partido Popular Español”, Ángel Carromero, quien provocó la muerte de los cubanos Oswaldo Payá Sardiñas (también líder pero del MCL, no conocido dentro de Cuba) y de otro ciudadano cubano, al transitar en un auto a altas velocidades. Sigue leyendo

Anuncios

Martha Beatriz, la comilona del aguacate.


Arthur González.

Realmente no sabemos que come la diplodisidente Martha Beatriz Roque Cabello, la misma que acabò de protagonizar la “Huelga del Aguacate”, porque a los 67 años dejar de comer durante ocho días, según ella afirmó a la prensa internacional, sumándole los dos “paros respiratorios” y “uno cardiaco”, que asegura haber sufrido en ese mismo período de inanición voluntaria, no es para que tenga fuerzas y deseos de acudir el pasado 27 de septiembre a una recepción en la residencia del jefe de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en la Habana, John Patrick Caufield. Sigue leyendo

El sistema de salud cubano y falsa de Martha Beatriz.


Arthur González.

Aunque parezca un chovinismo, todo hace indicar que el sistema de salud cubano vuelve a imponerse como noticia, a pesar del disgusto de algunos elementos en Miami.

Se trata de la diplodisidente cubana Martha Beatriz Roque Cabello, una mujer que a los 67 años intentò desafiar las regulaciones de los que padecen la terrible enfermedad de la “diabetes melitus tipo II”, que se caracteriza por una insuficiente acción de la insulina endógena, lo que suele provocar hiperglucemia, alteraciones en los lípidos séricos y lesiones vasculares. Sigue leyendo