Se peinan o se hacen papelillos


Arthur González.

Las llamadas Damas de Blanco  trasladaron a los corresponsales de las agencias de prensa extranjera, ANSA, Notimex, AFP, EFE, y las emisoras de Miami; que simpatizantes del gobierno le impidieron asistir a misa el pasado  24 de septiembre para hacer un acto público político y aprovechar la fiesta patronal de la Virgen de la Merced, o como se le conoce en la religión africana Obatalá.

Sin embargo, aseguran que desfilaron sin ser molestadas, el domingo 23 de septiembre, como lo hacen habitualmente por el centro de la 5ta Avenida de La Habana, después de concurrir a la iglesia de Santa Rita de Casia, a donde acuden los diplomáticos y otros extranjeros en el exclusivo barrio de Miramar, donde ninguna de ellas reside.

Entonces en qué quedamos, las dejaron o no ir a misa, pues la propia Berta Soler, autoproclamada “presidenta” de este grupúsculo contrarrevolucionario, financiado por los EE.UU., declaró que pudo cumplir las 4 jornadas de actividades que se habían propuesto para abogar por “la libertad de Cuba” y calificó el hecho de un “logro pese a la represión”, aunque aclaró que no era una victoria.

Sabemos que la “presidenta” tiene problemas con su coeficiente de inteligencia, bajo nivel cultural y dificultades con su expresión oral, pero al final ¿pudieron o no hacer lo que querían?, ¿fueron o no a la iglesia?, ¿las reprimieron o no? Realmente ni Cantinflas le hace sombra a la “Presidenta”.

No sé como las agencias de prensa pueden perder tiempo en escuchar esa cantaleta o disco rayado, pues todo el mundo en la Habana sabe que no existe la represión que ella pinta, ni asedio, ni algo que se le parezca. Berta sale y entra de su casa sin ser molestada, anda las calles de la ciudad sin ser reconocida, porque no es figura y nadie la conoce.

De ser verdad lo que cuenta, ¿cómo se explica que ella no esté presa, desaparecida o retenida?, ¿solo a otras les pasa eso y ella es intocable? Todo me parece muy raro y cada vez huele más a drama, como el de la huelguita de hambre de la anciana y diabética Martha Beatriz Roque Cabello y sus “ocho días sin comer”.

Señoras, por favor no jueguen con la inteligencia ajena. Finalmente ¿se peinan o hacen papelillos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s