La manipulación inescrupulosa de la información


En días pasados uno de los asalariados del gobierno norteamericano y asistente VIP a su Sección de Intereses en La Habana, Héctor Maceda, quizás siguiendo instrucción de sus patrocinadores, lanzó la información de que el brote de cólera recientemente eliminado en Cuba, pudiera deberse al síndrome de deficiencia proteica”. ¿Mala fe o mala memoria? Es posible que sean ambas, pero es bueno refrescar un poco el pasado reciente.

Nuestra pequeña Isla ha sido golpeada con ensañamiento por los vecinos del norte con múltiples acciones, según se reconoce en documentos desclasificados del propio gobierno norteamericano.

La guerra biológica no ha escapado de estas y es bueno recordar que por ejemplo el Dengue no existía en Cuba y fue introducido en 1981 deliberadamente para causar muerte y daños económicos al país. ¿Se le olvidó a Maceda la muerte de 158 personas, de ellas 101 niños?  Se infestaron con el virus 344,203 personas. No fueron más los muertos gracias al sistema de salud pública cubana fomentado por la Revolución, donde médicos y enfermeras se volcaron a dar un esfuerzo sobre humano para salvar la vida de los miles de personas infestadas.

Durante la campaña para su erradicación, el gobierno norteamericano impidió la compra de medicamentos y productos químicos para enfrentar al mosquito trasmisor de la enfermedad, al aplicar su política de Guerra económica, por lo que Cuba tuvo que salir al mercado internacional a buscarlos pagando altísimos costos, incluido el flete por avión.

Años después el terrorista de origen cubano Eduardo Arocena, residente en EE.UU. confesó que él había sido parte del plan para introducir ese virus contagioso en Cuba. Hoy en día persisten varios tipos de Dengue y no por falta de vigilancia epidemiológica, sino por su introducción deliberada por los norteamericanos.

¿No recuerda Maceda la fiebre porcina africana? Precisamente fue introducida para generar hambre y desnutrición en nuestro pueblo, enfermedad inexistente en Cuba y que solo puede llegar por vida aérea con malsana intensión. Para evitar su propagación el gobierno tuvo que sacrificar miles y miles de cerdos que impidieron a la alimentación popular. ¿Del Trip Palmis no se acuerda?, ni de la tristeza del cítrico , la gripe aviar, la broca del café, el moho azul del tabaco, el de la papa, la caña de azúcar, la conjuntivitis hemorrágica, la enfermedad del conejo, y otras muchas más.

Cuba es una Isla, por tanto está rodeada de agua y muchas de estas enfermedades son producidas por portadores que no vuelan más de tres metros, como la broca del café, la cual también fue introducida desde los EE.UU. Casualmente todas las enfermedades en los animales y la agricultura han sido contra los principales rubros exportables de Cuba o el alimento a la población.

Lo demás es cuento para intentar desvirtuar una realidad comprobada. Solo un elemento más. La Operación Magosta tiene 32 tareas y posteriormente se le incorporó la tarea número 33, consistente en introducir un agente biológico que afectaría los miembros superiores de los cortadores de caña, con el propósito de dañar el principal rubro exportable cubano.

“Casualmente años después apareció una rara enfermedad en el país denominada Polineuritis que afectó los miembros inferiores de muchas personas. En esa ocasión también se dijo que era resultado de la falta de proteínas y mala alimentación, otras versiones era el uso y abuso del consumo de alcohol y cigarros, pero eso no se pudo demostrar pues campesinos que comían muy bien de lo que ellos producían y ni fumaban ni bebían la adquirieron. Entonces ¿quién tiró la tiza?

Habrá que esperar algunos años para saber la verdad cuando la CIA vuelva a desclasificar sus documentos, como los que prueban los experimentos llevados a cabo en los EE.UU. en los años 50, o con latinoamericanos en la misma época, mediante la inoculación de agentes patógenos o los efectuados con reos. Hay de todo.

El historial de los norteamericanos en ese campo es muy amplio, incluso con el VIH conocido como el SIDA, algo que es producto de un trabajo en laboratorios, de eso se ha escrito mucho, a pesar de que la gran prensa lo ha silenciado. Entonces Héctor Maceda puede seguir con sus hipótesis, pero la historia real no podrá ocultarla y menos manipular a las personas que piensa y tienen un coeficiente de inteligencia un poco más elevado. El cólera ni vuela ni corre, alguien tiene que haberlo traído con toda intensión a Cuba. El personal de la salud cubana que trabaja en Haití recibe un tratamiento especial de cuarentena antes de incorporarse a su vida en Cuba, por tanto esta no fue la vía de entrada, ni la de los estudiantes de ese país que reciben similar tratamiento.

Tiempo al tiempo, que al final siempre la verdad sale a relucir.

Anuncios

Un pensamiento en “La manipulación inescrupulosa de la información

  1. Pingback: Muchos lamentos pero ocultan la verdad   |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s