El ejército del “Capitán Araña” o Una Historia Construida (1ra parte)


A mediados de 1970, año de la zafra azucarera de los 10 millones de toneladas métricas de azúcar, en Palmarito de Cauto, un pueblito de campo allá por Oriente de Cuba, nació José. Después de él (y a partir de entonces siempre después de él), sus padres le dieron dos hermanitos: Luisito y Anita. La infancia de los tres fue libre y hasta pudiera decirse que feliz, como lo es la niñez de todos los niños criados en un pueblito del campo en la Cuba de los años 80 del siglo XX. Su padre, hombre de campo, trabajador y respetado en la comarca por su seriedad, rudo para la faena y la crianza; su madre, dedicada a las labores de la casa y al cuidado de la prole. Característica personal, tímida y permisiva.

José creció rápido, silvestre y bellaco. Desde pequeño supo que actuar en grupo aumenta las probabilidades del éxito en cualquier empeño, y sobre todo: ante cualquier fallo el golpe del castigo duele menos. Por eso, primero comandando a sus hermanitos y luego a los gamberros del barrio, se dedicó a perseguir.

Primero perseguía pájaros y lagartijas; ya en la adolescencia las víctimas tomaron la forma de pescadores de la represa cercana, a los que José y su topa acechaban como tigres escondidos en los cañaverales y matorrales para quitarles por la fuerza (bofetadas incluidas) el fruto de su trabajo.

Cuando entró en los veinte años, José fijó como presa el dinero fácil. A principios de la última década del pasado siglo, en Cuba apareció una nueva forma de hacer dinero fácil y él lo supo: convertirse en “disidente” y recibir de los EE.UU un buen salario. Y allá fue José raudo y veloz a buscar contactos, habló y se alistó por el municipio Palma Soriano de la provincia de Santiago de Cuba, en un grupito muy de moda en la época: el Movimiento Cristiano Liberación. Pero… ¿solo? ¡No!, como un animal de hábitos, repitió la fórmula inicial: primero arrastrar a tal aventura a los hermanitos y después a los gamberros del barrio.

No imaginaba José que ese fue solo el comienzo de una historia que se construiría, palabra a palabra, en torno a él (continuará…).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s