Contrarrevolucionarios cubanos ven excesiva la petición fiscal contra ciudadano español


Según algunos sitios digitales, la contrarrevolución cubana encontró excesiva la petición fiscal contra el español Ángel Carromero, quien conducía a acceso de velocidad el vehículo que sufrió el accidente en el que murieron los diplodisidentes Oswaldo Payá y Harold Cepero.

La Fiscalía cubana  ha solicitado siete años de cárcel por homicidio imprudente  debido a la muerte de los dos cubanos. “Me parece que es una petición fiscal excesiva”, dijo el portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), Elizardo Sánchez Santa Cruz Pacheco.

O sea, que por la muerte de dos seres humanos, siete años es un exceso.

Si no se tratara de un español miembro del Partido Popular, ahijado de la alcaldesa de Madrid, Esperanza Aguirre, el cual entró a Cuba con visado de turista para abastecer con dinero a varios contrarrevolucionarios para sus acciones provocativas a favor de la derecha española y floridana, quizás el criterio de Elizardo fuese otro y mucho más si se tratara de un funcionario del Estado; entonces de seguro que desde Miami estuvieran reclamando la pena de muerte.

Sin politizar el tema, 3 años y medio por cada uno de los fallecidos no es un exceso en ningún tribunal del mundo, si tomamos en cuenta que el código penal cubano contempla de uno a 10 años por un solo homicidio. Igualmente, debe tenerse en cuenta que Carromero es un amante a las velocidades, lo que queda demostrado en su expediente español, publicado en el boletín oficial de tránsito de Cueca y de Madrid el 18 de mayo del 2012, en el que constan las multas por exceso de velocidad que conllevaron la cancelación de su licencia de conducir.

Entonces, qué es justo para la contrarrevolución al servicio de la mafia anticubana, ante la muerte de dos personas.

Por otra parte, algunos de estos señores y señoras al servicio de potencias extranjeras, de las cuales reciben dinero, entrenamiento y abastecimiento material para intentar derrocar al gobierno legítimo cubano, quieren hacerle creer a algunos ingenuos que el accidente fue provocado por la Seguridad Cubana, algo irrisorio que quedó descartado en la investigación policial expuesta incluso por la TV y corroborado por diplomáticos españoles, si no hubiese sido así el gobierno español y el sueco estuvieran acusando a Cuba ante organismos internacionales.

Estos diplodisidentes son los que sueñan con dirigir los destinos de millones de cubanos y cubanas, siempre bajo los designios del gobierno norteamericano y sus aliados.

Pero por suerte en Cuba no engañan a nadie, ni tiene seguidores, excepto algunos diplomáticos que los tienen que recibir por orientaciones de sus gobiernos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s