Compraron cabeza y le cogieron miedo a los ojos


Siguiendo el viejo refrán, el gobierno norteamericano ha tomado en los últimos días un conjunto de medidas que regulan y hasta limitan los viajes de sus ciudadanos a Cuba. Al parecer los resultados previstos a obtener con las visitas de ciudadanos del norte a la Isla, para que ejercieran influencia sobre los cubanos, no han sido como lo soñaron y por tanto el cacareado programa People to People ha vuelto a fracasar. Sigue leyendo