Lo no que pide senador norteamericano.


Arthur González.

En Estado Unidos existe un pequeño grupo de Senadores y Congresistas “casualmente” de origen cubano, que invierten una parte importante de su tiempo de trabajo en mirar hacia la mayor de las Antillas solicitándole cambios, reformas y otras acciones más, en vez de hacerlo hacia el país que los eligió como supuestos representantes de su pueblo.

Ese es el caso del Senador Robert Menéndez, quien en una audiencia legislativa en Washington el pasado 01.08.2012 aseguró no tener dudas que el régimen de La Habana “tenía razones para matar al contrarrevolucionario Oswaldo Payá”, fallecido el pasado 22 de julio junto a otro cubano nombrado Harold Cepero, cuando viajaban en un automóvil conducido a exceso de velocidad por un supuesto turista español, quien resultó ser Ángel Carromero, alto funcionario de la rama juvenil del gobernante Partido Popular de España, que entró a la isla para contactar y pagar a varios elementos contrarrevolucionarios, acompañado por el sueco Jens Aron Modig, presidente de la Liga de la Juventud del Partido Demócrata Cristiano de Suecia.

Ahora este Senador, junto a Marco Rubio y los Congresistas Mario Díaz-Balart, Ileana Ros-Lehtinen, Albio Sires y David Rivera, sigue la campaña mediática iniciada desde Miami para desvirtuar la injerencia de los dos extranjeros en la política interna cubana y la forma en que se financia a los elementos contrarrevolucionarios para que actúen en contra del régimen cubano.

Sin embargo, rara vez escuchamos a estos Senadores y Representantes norteamericanos de origen cubano, criticar o exigir investigaciones sobre graves problemas que suceden a diario en ese país, como puede ser las salvajes golpizas que reciben cientos de norteamericanos que protestan en las calles por el derecho al trabajo, un techo donde vivir y un seguro que les garantice la vida ante enfermedades curables, del cual carecen más de 27 millones de norteamericanos o solicitar al Congreso una ley que impida la libre compra de armas de fuego, sabiendo que en los últimos años se han producido asesinatos en masa de jóvenes estudiantes, víctimas de desequilibrados con acceso sin límites para la adquisición de municiones y armas, o pedir una investigación sobre miembros de la policía federal cuando se ensañan brutalmente en reprimir sin motivos reales a personas de la raza negra, llegando incluso a causarles la muerte, o los asesinatos en la frontera con México de cientos de inocentes que buscan mejoras económicas en los EE.UU.

Estos destacados Congresistas deberían ocuparse a tiempo completo en tratar de solucionar los cientos de miles de problemas que existen en su sociedad y dejar a los cubanos de la Isla que resuelvan sus asuntos, sin injerencias ni intromisiones externas.

Sin tanto les preocupa los problemas de Cuba no debieron abandonar su Patria, así hubiesen tenido la oportunidad de intentar mejorar lo que para ellos no funciona como desea el gobierno norteamericano y la Agencia Central de Inteligencia.

Anuncios

Un pensamiento en “Lo no que pide senador norteamericano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s