Jugando con los sentimientos humanos.


Arthur González.

Sin ser categórico ni tener deseos de ofender a nadie, las recientes declaraciones de la viuda e hija del difunto contrarrevolucionario cubano Oswaldo Payá Sardiñas, dejan un sabor agrio y cierta presunción de que su viuda Ofelia Acevedo Maura, juega con los sentimientos, preponderando la manipulación política mediática por encima  del dolor ante la pérdida de su compañero de la vida. Eso fue evidente en la conferencia de prensa que ofreció en horas de la mañana del pasado 01.08.2012.

Se puede ser contrario al régimen y tener criterios políticos diferentes, pero llevar la balanza al punto de no exigirle responsabilidad al culpable de la muerte del esposo por conducir a exceso de velocidad y falta de atención al timón, es un acto que no le encuentro justificación, solo si se desea mantener el manejo propagandístico iniciado desde los Estados Unidos y algunos países de Europa de donde siempre ha llegado a ese hogar el dinero para mantener un alto nivel de vida, como los 4,000 mil euros que se dice le trajeron el español Ángel Carromero Barrios y el sueco Jens Aron Modig en este último viaje.

No hay que ser un erudito para sacar cuentas de que casi 800 kilómetros no se pueden recorrer en 6 horas, si no se conduce a una alta velocidad, eso lo pueden calcular los estudiantes de primaria en cualquier problema de matemáticas. El exceso de velocidad no tiene criterios políticos y nada que se le parezca, por mucho que se le trate de deformar.

En mi modesta opinión Ofelia debería tener un poco de cordura antes de emplear la difamación para congraciarse con los que desde el exterior desean hacer una amplía campaña anticubana.

El Sr. Ángel Carromero podrá militar en cualquier partido político del mundo, pero nadie le puede quitar la responsabilidad que tiene y sobre todo el peso que tendrá de por vida sobre su conciencia, al ser responsable directo de la muerte de dos seres humanos, hayan tenido las ideas políticas que desearan, de eso no lo eximirá nada ni nadie y Dios sabrá como juzgarlo cuando llegue la hora, como también lo hará con Ofelia y su hija Rosa María Payá Acevedo, por las acciones para las que se han prestado.

En momentos como este, el dolor no puede ser sustituido por acciones publicitarias, como fue el debut de Ofelia ante la prensa extranjera, máxime cuando en vida de Payá ambas carecieron de protagonismo en temas políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s