Brutal represión en Chicago.


Arthur González.

La policía norteamericana en la ciudad de Chicago, Estados Unidos, arremetió el pasado lunes 14.05.2012 contra cientos de manifestantes que pretendían entregarle un mensaje a Rahm Emmanuel alcalde de esa ciudad, donde expresaban su posición contra la guerra y contra el sistema capitalista. Lo suficiente para que recibieran una fuerte andana de palos y patas, pues no son considerados “ni disidentes ni opositores al sistema”, sino “simples revoltosos violadores de la ley”.

Los que constantemente le exigen a Cuba libertad de expresión, diversidad de pensamiento y pluralismo democrático, hacen en su propio país todo lo contrario, pero con la diferencia que ellos “si respetan los derechos humanos y sus detenciones son muy justas”.

El desacuerdo de los congregados estaba basado, entre otras causas, en la participación de los norteamericanos en la guerra de Afganistán, donde las bajas las ponen precisamente los jóvenes.

La movilización de los cientos de personas presentes la realizó el Movimiento de Trabajadores Católicos, el que está desarrollando un programa denominado “Semana sin Capitalismo”, para condenar el militarismo de la OTAN y en reclamo de más dinero para los pobres y menos para las guerras.

Estas protestas son el preludio de las que tendrán lugar durante la próxima reunión “Cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte”, a celebrarse los días 20 y 21 de mayo en la ciudad de Chicago, donde se espera una brutal represión de la policía contra los pacíficos manifestantes.

La diferencia estará en que la Unión Europea no se reunirá para sancionar a Estados Unidos por la violación de los Derechos Humanos, ni el Consejo de Derechos Humanos y el presidente del grupo de Detenciones Arbitrarias se molestarán en pedirle explicaciones a la secretaria de Estado Hillary Clinton. Tampoco habrá campañas mediáticas y los congresistas de origen cubano no solicitarán al presidente Barack Obama investigaciones y por supuesto no condenarán la salvajada que protagonizarán los órganos represivos, pues para ellos los que protestan son “revoltosos”, al igual que catalogan a los Indignados españoles, británicos, griegos, italianos, portugueses y belgas.

En cambio en Cuba, donde solo logran juntar a 4 docenas de personas, pagadas desde Miami, y no son apaleados por la policía ni se les esposa o arrastra como allá, son denominados “disidentes” y todas las campañas que se organizan tergiversan cuanta acción se ejecuta. Esa es la pequeña gran diferencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s