Nuevo Ataque al Cardenal.


Arthur González.

La autotitulada “presidenta” de las llamadas “Damas de Blanco”, Berta Soler, vuelve al ataque contra el máximo representante del clero católico cubano, el Arzobispo de la Habana y Cardenal Jaime Ortega Alamino. De acuerdo a sus declaraciones al sitio español “Diario de Cuba”, Berta afirmó que el Cardenal se equivoca al calificar de “delincuentes” a los 13 “opositores” que ocuparon un templo en La Habana antes de la llegada del Papa.

No satisfecha con esto, la “presidenta” da indicaciones al prelado de cómo tenía que haber actuado ante la penetración por la fuerza de esos elementos en la iglesia de “Nuestra Señora de la Caridad” en la Habana.

¿Insolencia, prepotencia o cumplimiento de las órdenes de Miami? Es mucha casualidad que Berta se manifieste de la misma forma que lo hizo Ileana Ros, Ninoska Pérez. Por supuesto que es bien conocido que el que paga manda, lo demás se entiende perfectamente.

Decir que la acción orientada por los mafiosos miamenses no es ilegal, es querer tapar el sol con un dedo o al menos actuar y pensar igual que ellos.

El tema está gastado y se sabe perfectamente que fue programado para crearle problemas a la iglesia y abortar la visita del Papa, pues en Miami no querían que la prensa extranjera, los peregrinos y el sequito papal comprobaran que lo que anuncian en la Florida sobre Cuba es totalmente falso.

Por otra parte, Berta Soler sabe perfectamente quienes son los elementos que reclutó Vladimir Calderón, para introducirse en la Iglesia y presionar al sacerdote negándose a salir del templo. Sobre Vladimir pudieran preguntarle a los norteamericanos que pruebas tenían para expulsarlo de sus locales en la Sección de Intereses en la Habana, cuando lo acusaron junto a su hermano de robo. ¿Eso no les basta?

Ella los califica de rebaño, pero se equivocó nuevamente al decir que son de la iglesia, si de rebaño se pudieran calificar sería de Miami, sino que le pregunten a Vladimir y a los demás cuánto dinero les enviaron como pago de esa acción, es muy fácil de comprobar y no se requiere de detectives profesionales para descubrirlo, así como de los antecedentes penales de cada uno.

El Cardenal no puede ser acusado de comunista, ni partidario del régimen, la historia dice todo lo contrario, pero se percató quienes son los “disidentes”, su conducta social y propósitos reales, tal y como seguramente comprobó en relación a la propia Berta y su rebaño de “Damas”, y la imagen que proyectan cada vez que desfilan por la 5ta Avenida con ropa casi traslucida que dejan ver sus provocativas ropa interior, de lo cual pueden dar fe los miembros de la prensa extranjera y algunos diplomáticos que siguen cada domingo su recorrido por esa céntrica vía. Lástima el exceso de libras que tiene todas, sino podrían exacerbar los ánimos de algunos transeúntes.

De todas formas, sería recomendable que Berta dejara de atacar a quien le tendió la mano y ayudó a que el gobierno liberara a su esposo y el de otras 74 mujeres más. Seguir por ese camino le cerrará las pocas puertas que aun se le abren, pues si eso es con la Iglesia que quedará para otros, los que tomarán en serio el proverbio que dice: “Cuando veas las barbas de tu vecino arder pon las tuyas en remojo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s