La molestia del Canciller español.


Arthur González.

En días recientes el ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, MAEC, José Manuel García-Margallo, declaró en su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Iberoamericanos del Senado Español que…no visitaré la isla de Cuba si el régimen castrista no me permite reunirme con la “disidencia” y con grupos como las Damas de Blanco.

En sus expresiones, el titular del MAEC reafirmó la subordinación del actual gobierno español a la política norteamericana y específicamente a la Mafia anticubana de Miami, la misma que costeó la campaña electoral de José María Aznar, quien fuera declarado hijo predilecto de los esbirros del dictador Fulgencio Batista, asesino de no menos de 20 mil cubanos y cubanas, más otro tanto de torturados y desaparecidos, durante su mandato presidencial de 1952 a 1958, producto de un golpe de Estado.

De todas formas, le recomiendo a García-Margallo que no se disguste, ni se moleste en pensar en un viaje tan largo hasta América, al que tampoco ha sido invitado.

Si tanto quiere a los llamados “disidentes” cubanos, le basta con asomarse a la ventana de su despacho y saludar a una decena de esos “opositores” al régimen de Castro que desde el pasado 12 de abril acampan frente al Ministerio de Exteriores español, declarados en huelga de hambre para protestar contra el “desamparo” al que están sometidos por parte de las autoridades españolas.

Sería una magnífica ocasión para que los conociera de cerca, apreciara sus “cualidades y principios políticos”, así como darle la ayuda que esos “luchadores por la libertad de Cuba” le reclaman al gobierno de Madrid, que con tan buen corazón los acogió y ahora le vira la espalda porque ya no son necesarios para hacer politiquería contra el gobierno revolucionario cubano.

Ante la grave crisis económica por la que atraviesa España, le resultará más económico bajar de su despacho, cruzar la calle y estrecharle la mano a los “ex disidentes”, convertidos ahora en “revoltosos”, e incluso abrazar a algunas ex integrantes de la llamadas Damas de Blanco.

De esa forma podrá satisfacer sus deseos y de paso darle el pésame a la familia de Albert Santiago Du Bouchet, “disidente” cubano que se suicidó el pasado 04 de abril en España, ante la falta de trabajo para mantener a su familia después que salió de Cuba, y quizás hasta ayudar a que su cadáver pueda ser incinerado.

Un pensamiento en “La molestia del Canciller español.

  1. Pingback: Presiones sobre el canciller español   |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s