Camino y fin de la Cumbre de las Americas.


Arthur González.

Es evidente que la conocida Cumbre de las Américas camina hacia su final. El presidente actual de los Estados Unidos, Barack Obama, pasará a la historia como el último presidente que convocó y dirigió el capítulo que dio por terminada esas reuniones con el imperio norteamericano.

Los  tiempos actuales son diferentes y requieren de cambios ante las necesidades de los pueblos.

Esta edición del mencionado evento demostró plenamente la pérdida del dominio estadounidense sobre los gobiernos latinoamericanos. Se acabó la época en que el “Tío SAM”, convocaba a sus súbditos y estos corrían a rendirle pleitesía y cuenta de sus asuntos internos, recibiendo algunas “migajas” que estaban en dependencia de su comportamiento. Si aceptaban los dictámenes del Imperio sin protestar, era mayor la suma que podían obtener para su “desarrollo”, al mejor estilo de la Alianza para el Progreso, diseñada por J.F Kennedy para contrarrestar el ejemplo de Cuba.

Para la próxima vez, serán EE.UU. y Canadá los que se verán las caras, pues los latinoamericanos se cansaron de escuchar promesas y seguir con hambre, desempleo, comercio desigual y con las expulsiones de sus ciudadanos desde territorio norteamericano, dejando atrás hijos nacidos en ese país, al que acudieron a dar lo mejor de sus vidas y a realizar el trabajo que los yanquis no quieren hacer.

Ya latinoamericana tiene otros eventos donde sí se analizan sus problemas y se les encuentran soluciones colectivas, sin necesidad de que el imperio dicte que se debe hacer y decir.

Las Cumbres quedarán en el pasado y ésta en particular, pasará a la historia como la de las guayaberas, prenda de vestir autóctona de Cuba, que a pesar de no estar invitada se hizo sentir más que nunca, no solo por el vestuario de los mandatarios, sino porque el debate principal fue el rechazo de la mayoría por la ausencia del país que más ha ayudado a sus hermanos latinoamericanos en medio siglo.

Por eso Obama y de su secretaria de Estado, Hilary Clinton, tuvieron que escuchar los reclamos constante de muchos presidentes y para mejor escenario el de cientos de colombianos y colombianas que en la celebración de la paralela “Cumbre de los Pueblos”, expresaron su solidaridad con el país del mundo que ha soportado la Guerra Económica más larga de la historia, como precio impuesto por los yanquis por decidir ser independiente.

Ese apoyo es el mejor premio y la prueba de que los pueblos no se equivocan.

5 pensamientos en “Camino y fin de la Cumbre de las Americas.

  1. Pingback: El dolor de Washington | El Heraldo Cubano

  2. Pingback: El dolor de Washington | Cayo Hueso

  3. Pingback: El dolor de #Washington (#Cuba #EEUU #Miami) | Cuba por Siempre

  4. Pingback: El dolor de Washington (#Cuba #EEUU #Miami) |

  5. Pingback: Cumbre UE-CELAC maniobra reiterada |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s