¿Dónde están las acusaciones ante el suicidio de un disidente en España?


Arthur González.

Todos recordamos la gran campaña mediática desplegada a nivel mundial cuando el preso por delitos comunes Orlando Zapata Tamayo, murió por inanición voluntaria, instigado por su propia madre para poder cobrar las remesas que le enviaban desde Miami, para tener un muerto que pudiera exhibirse como bandera de la contrarrevolución contra Cuba.

Similar alharaca formaron en España y Miami en meses pasados, cuando murió el también preso común Willman Villar. En ambos casos acusaron a Cuba con una virulencia descomunal, bajo el financiamiento de elementos asentados en la Florida, para conformar una matriz de opinión contra la Revolución.

Sin embrago, en España acaba de morir Albert Santiago Du Bouchet Hernández, ex preso contrarrevolucionario, de los calificados por Miami “de conciencia”, creado como “periodista independiente” en las clases que ofrece la Sección de Intereses de los Estados Unidos en la Habana, pero la noticia ha pasado sin penas ni gloria, como si fuese algo natural, para no hacer del hecho una campaña.

¿Cómo y por qué murió Albert Du Bouchet? Sencillamente se vio obligado a suicidarse por falta de recursos financieros para sostener a su familia, producto de la crisis económica que vive España y a la que tuvo que enfrentarse sin estar preparado material y sicológicamente. Este no es el único ciudadano que ha tenido que recurrir a la muerte ante el desespero de no tener como pagar la renta de una vivienda, alimentarse y subsistir en ese mundo donde el hombre es el lobo del propio hombre. En Atenas, Grecia, acaba de suicidarse un farmacéutico por idénticas razones.

Ahora la contrarrevolución pretende justificar el suicidio con el falso argumento de los supuestos “sufrimientos y torturas psicológicas a que fue sometido en Cuba”. Todo con el mayor cinismo, pues en cartas públicas reconocen que Du Bouchet desde que llegó a España estaba prácticamente en la indigencia, debido a que el programa de ayuda otorgado por el gobierno español concluyó, en medio de  la crisis que impacta a ese país y que acumula la tasa de desempleo más alta de toda Europa.

Se asegura que es tal el nivel caótico que poseía financieramente Du Bouchet que su cadáver está en congelación por falta de dinero para efectuar su sepelio y sin certeza para realizar el mismo.

Su familia está sin vivienda, en la calle, en estos momentos una buena samaritana les está dejando dormir y les ofrece algo de comer. Entonces ¿por qué no acusar al gobierno español por esa situación en la que están sumidos no solo Du Bouchet sino millones de españoles?

En Cuba eso no le hubiese sucedido, pues a pesar de haber conspirado contra su Patria a las órdenes y pago de una potencia extranjera como los Estados Unidos, su familia y él tenían garantizada una vivienda, medicina y escuela gratuita para sus hijos y una canasta de productos básicos a muy bajos precios.

Si la contrarrevolución tuviera vergüenza estaría gritando y protestando frente al Ministerio de Asuntos Exteriores y proyectara su imagen en las noches como hicieron con la foto de Zapata Tamayo. Deberían formar la misma algarabía que cuando Willman murió por problemas pulmonares en la prisión en Santiago de Cuba, donde cumplía sanción por haber golpeado brutalmente a su mujer.

Sin embargo quisieron fabricar otro mártir, acusar nuevamente a Cuba  y hasta el flamante canciller español José Manuel García-Margallo se manchó de fango al apoyar a su viuda, llamándola a nombre del presidente Rajoy. Vaya falta de pudor y decencia.

Así son las maniobras contra Cuba, pero una tras otras se van destruyendo, porque la verdad como el sol no puede ocultarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s