No hay nada mejor que un día tras de otro, eso es infalible.


Arthur González.

La noticia me llega a traves de la agencia española EFE, al publicar que el gobierno español estudia recortar las ayudas a los expresos cubanos acogidos allá.

Sobre esto lo primero que me asombra es que allá no se les llama “disidentes u opositores”, sino ex presos, lo otro es que el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España ha confirmado que les van a recortar el subsidio, debido a los ajustes presupuestarios en ese departamento. Y es que el MAE dirigido por José Manuel García-Margallo, es el que ha sufrido un mayor ajuste en su presupuesto, con un 54,4 por ciento respecto a 2011, situación que tiene a los españoles al borde de la miseria. ¿Quién se lo iba a imaginar?.

Tremenda contradicción, pues el señor García-Margallo es un hombre “muy preocupado” por los derechos humanos en Cuba y por los “disidentes” asalariados de los norteamericanos y ahora parece que se le ha disminuido esa preocupación con los tiene allá, como si no fuesen “disidentes” del mismo bando.

Lo que realmente sucede es que una vez en la península ibérica, los del gobierno han conocido la verdadera cara de la llamada “oposición” cubana y que en realidad son como siempre Cuba los calificó: mercenarios al servicio de los Estados Unidos, para intentar confundir a la opinión pública internacional y justificar su Guerra Económica de medio siglo contra el pueblo cubano y mantener las sanciones que injustamente se le impuso por la Unión Europea para complacer a George W. Bush.

La casi totalidad de los 115 excarcelados y 647 familiares no ha encontrado trabajo debido a la crisis en España, como si esto no fuese también una violación de sus derechos humanos, pues el trabajo es un derecho de todo ciudadano. Los que en Cuba se les denominaba “disidentes” en España no reciben un euro desde enero pasado, algo muy diferente a cuando vivían en su patria, donde la escuela de sus hijos no les costaba nada, ni el material escolar, ni la salud, incluida las 13 vacunas contra enfermedades contagiosas que se le suministran gratis a todos los cubanos, incluidos los llamados disidentes; tenían garantizada una canasta básica a precios subsidiados, que no alcanza para todo el mes pero es un apoyo que tienen que extrañar en España, donde todo cuesta y caro.

Seguramente ese fue el motivo que en días pasados llevó al suicidio al “disidente” Albert Santiago Du Bouchet Hernández. Él fue uno de los 115 que arribó a España pensando que iba a ser recibido con bombos y platillos por servirle fielmente al imperialismo yanqui en sus planes subversivos contra Cuba, y se encontró con la realidad del mundo donde “tanto tienes tanto vales” y el trato con los diplomáticos occidentales, la prensa y ser titular de noticias era solo mientras cumplía con las tareas encomendadas dentro de la Isla, una vez fuera ya no sirves para nada.

Algo similar le sucede en Miami a la madre de Orlando Zapata Tamayo, la cual denunció en la CNN que fue utilizada por la gente de Miami para sus campañas y ahora una vez allí, no tiene trabajo, solo limpia pisos y su esposo a veces encuentra un jardín donde cortar la hierba  para poder cobrar algunos dólares.

Esa es la triste realidad de los diplodisidentes cubanos, porque como en tiempos antiguos “Roma paga a los traidores pero los desprecia“.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s