La Campaña continúa


Arthur González.

Siguiendo los dictados de Miami la Organización Mundial Contra la Tortura, continuó con la parte que le asignaron para dar la imagen tergiversada y falsa de que en Cuba existe ese flagelo que fue erradicado en este país en 1959 con el triunfo de la Revolución.

Los gobiernos anteriores, apoyados por los Estados Unidos por permitirle ser casi dueños de este país, disponer de las mejores tierras, las industrias principales, transporte terrestre, naval y aéreo, refinerías de petróleo, minas y hasta una base naval, torturaban, asesinaban y desaparecieron a cientos de jóvenes cubanos y jamás esa Organización ni Amnistía Internacional dijeron ni media palabra para condenarlos.

Por supuesto, al sistema socialista que se impuso a la potencia económica y militar más poderosa del este mundo y sin doblegarse frente a sus presiones económicas, financieras y políticas, no se le puede perdonar. La táctica seguida ha sido y es, tratar de manchar su imagen internacional inventando calumnia a través de campañas propagandísticas pagadas desde Miami a los principales medios de prensa, entre ellos los digitales.

¿Cómo es posible que se le pida cuentas a Cuba con casi 12 millones de habitantes por haber detenido a una docena de elementos asalariados de Miami, confesos y probado, que reciben orientaciones desde los Estados Unidos para llevar a cabo actos callejeros en la vía pública y una vez detenidos iniciar las campañas mediáticas?

¿Por qué no le reclaman a España por las salvajes golpizas que le propina la policía a los trabajadores que protestan justamente por la imposición de medidas neoliberales, y que tiene el mayor desempleo de toda la Unión Europea? ¿Qué han reclamado por las represiones, detenciones y abusos contra los griegos, portugueses, franceses y norteamericanos? ¿Tendrán catalejos para ver solo la detención de una decena de asalariados preparados por la Sección de Intereses de Estados Unidos en la Habana y no los cientos de miles de reprimidos en Europa e incluso en New York y otras ciudades norteamericanas?

Señores cambien el disco que está muy rallado. En este mundo la gente ya no se deja engañar. A cobrar a otra parte.

El Papa Benedicto XVI lo pudo ver con sus propios ojos y se fue contento de observar al pueblo cubano culto, educado y respetuoso, además conoció perfectamente la baja catadura moral de la contrarrevolución pagada por Miami que trató por todos los medios de entorpecer su visita. El sacó sus propias conclusiones. Basta ya de engaños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s