El desespero de un asalariado.


Arthur González.

Después del fracaso aplastante que sufrió la escasa y viciada contrarrevolución interna, durante la visita a Cuba del Santo Padre Benedicto XVI, han recibido fuertes presiones desde Miami para que ejecuten alguna acción provocativa en la vía pública que justifique el empleo del dinero que enviaron antes de la llegada del Papa para entorpecer su desarrollo.

Se conoce plenamente que las organizaciones contrarrevolucionarias dirigidas por la mafia anticubana de la Florida, remitieron a sus asalariados en la Isla, miles de dólares para que pudieran movilizarse y hacerle creer al mundo que en Cuba existía un fuerte movimiento antigubernamental, algo que realmente nunca han logrado, pues un centenar de personas no es movimiento político en ningún lugar del planeta.

En esta línea de acción, el pasado 02.04.2012 el ex recluso José Daniel Ferrer, liberado el pasado año gracias a la mediación de la iglesia católica, su esposa Belkis Cantillo y una docena de contrarrevolucionarios a los que reparte algo del dinero que recibe, pretendieron alborotar la cuadra donde residen en el pueblo de Palmarito de Cauto, municipio Mella en la provincia oriental de Santiago de Cuba y por supuesto fueron rechazados por sus propios vecinos, que no le permiten a estos elementos afectar la tranquilidad del lugar y menos que traten de ofender a la casi totalidad de sus pobladores que apoyan plenamente a la Revolución, la que les permitió tener una vida decente, eliminar el analfabetismo existente antes de 1959 con escuelas gratis para sus hijos, medicina igualmente sin costo alguno, incluidas 13 vacunas contra enfermedades infectocontagiosas, partos en un hospital con plena seguridad para las madres y sus hijos, eliminó los nacimientos en las casas con las llamadas comadronas sin condiciones higiénico sanitarias,  y  le dio  trabajo seguro a todos.

Ante el desorden público provocado fueron detenidos, lo mismo que pasa en cualquier parte del mundo donde la actuación de la policía no es manipulada por determinados medios de prensa al servicio de la contrarrevolución. Ahora resulta que según algunos sitios en Internet a los que ejecutan este tipo de provocaciones hay que permitirle que hagan y deshagan en nombre de una supuesta oposición. ¿Dónde se ha visto cosa semejante?

No obstante, pataletas de este tipo no mueven murallas, la Revolución seguirá su camino de transformaciones para mejorar nuestra sociedad y demostrar que un mundo mejor es posible.

La mafia de Miami puede seguir soñando. Se han vuelto ancianos haciéndole creer a la gente que el socialismo cubano se cae y no tiene futuro. Mientras ellos viven del cuento recolectando dinero del gobierno norteamericano, que les asigna no menos de 20 millones anuales para esos fines, en Cuba se llenan plazas y calles en apoyo a la Revolución y sus líderes, lo demás es puro invento, sino que le pregunten a los peregrinos de Miami y al sequito papal para que tengan una idea real de lo que pasa en esta isla del Caribe, donde se baila y canta con plena libertad y felicidad.

Lo demás son acciones desesperadas de un asalariado de Miami.

Anuncios

Un pensamiento en “El desespero de un asalariado.

  1. El socialiso cubano está más fuerte que nunca y ni la mafia norteamericana, ni el imperialismo yanqui nos vencerá, cualquier intento será evitado rapidamente, somos un pueblo culto que sabe como vencer las adversidades porque como dijera el apostol José Martí: Batallas de ides pueden más que batallas de piedras. LLevamos más de cincuenta años de enfrentamiento y de arduo bloqueo y aun así hemos salido adelente sin miedo alguno por eso estamos más fuerte que nunca.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s