La prueba del delito.


Arthur González.

Para los que aun tienen dudas de las denuncias de Cuba, respecto a que la dirección de la contrarrevolución radicada en la ciudad de Miami está planificando un conjunto de acciones contra la visita del Papa,  pueden leer con detenimiento la información publicada por la agencia española EFE el pasado 23.03.2012, en la que afirma que la denominada Asamblea de la Resistencia Cubana (ARC), abrirá el próximo 26 de marzo en Miami (Florida) un centro para apoyar a la “disidencia” interna e informar de cualquier “acción represiva”, con motivo de la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba.

Todo está calculado. Les orientan a los contrarrevolucionarios ejecutar provocaciones públicas a nivel de calles para ser detenidos y después sus patrocinadores de la mafia anticubana forman la alharaca y le dan riendas sueltas a sus campañas mediáticas.

Los planes para intentar deslucir la presencia del Papa Benedicto XVI a Cuba están aprobados por EE.UU. y en plena ejecución. La propia iglesia cubana se vio obligada a denunciarlos pues le enturbiaban la celebración. No por gusto los congresistas Ileana Ros-Lehtinen y Marcos Rubio han sido prolíferos en acusaciones antes de comenzar con cada acción, están acondicionando a la opinión pública internacional para cuando, como resultado de las provocaciones orientadas,  se produzca la primera detención, y entonces poder decir que ellos ya lo habían denunciado.  ¿Se creerán estos señores que en Cuba no se aprende con las acciones de ellos mismos durante más de 50 años?

Guillermo Fariñas lo contó todo el 11 de enero, al confesarle a la propia agencia española lo que pretendía ejecutar y para nadie es un secreto que recibe mensualmente su salario desde Miami. Otro tanto y un poco más explícito fue el contrarrevolucionario santiaguero Víctor Sánchez en su blog aplopress, al afirmó el 13.01.2012 que los “auto denominados disidentes” de la zona oriental de Cuba “están planificando acciones para hacerse presentes durante de la visita del Papa a Cuba, al menos crear un clima de tensión política, que obligue al régimen  a manifestarse tal como es, un régimen de represión política”. Agregó: “Es la hora de subir la parada, para alcanzar el mayor número de detenidos por motivos políticos, principalmente antes de que llegue el Papa, para evitar que la propia visita, disminuya el impacto internacional de la ola represiva”. “con esta actividad de protesta no se va a derrocar el régimen que existe en Cuba, pero si podemos aguarle la fiesta al régimen.

¿Qué se ha comprobado en estos días? todo. La acción más violenta fue el ingreso a la iglesia de Nuestra Señora de la Caridad, al ser invadida contra la voluntad del sacerdote, por 13 delincuentes siguiendo orientaciones y dinero desde Miami, acusando posteriormente a la jerarquía por solicitar apoyo para que salieran del Templo. El plan también contemplaba a otras iglesias en el territorio nacional, como lo quisieron hacer en la Catedral de San Isidoro de Holguín, sin tener presente que el Obispo no se los permitió, y por eso recibió otro ataque de la contrarrevolución al acusarlo falsamente de darles manotazos y sacarlos del Templo.

Después de esto vino un llamado “Te literario” de las Damas de Blanco, quienes no tienen ni cultura ni les interesa la infusión, pero es el pretexto para concentrarse previo a sus provocaciones, que por cierto fue grotesca al intentar hacer una comparsa con mascaras de la imagen de la fallecida Laura Pollán. Para esto le pagaron los pasajes a las de Santiago de Cuba, Holguín y Matanzas. Al siguiente día  fue la provocación por la 5ta Avenida y para armar un show mediático convocaron a la prensa extranjera acreditada para que las filmara. Más de lo mismo de todos los domingos, pero como ya no son noticia entonces se quisieron extralimitar y por supuesto se les cortaron las alas.

Ahora sigue en desarrollo el plan de acción trazado desde Miami.  Es seguro que el próximo domingo vuelvan las provocaciones aprovechándose de los periodistas que reportarán la visita del Papa. Esa oportunidad no la van a dejar pasar, pero seguro estoy que las autoridades tampoco se la harán.  Al final 70 o 100 mercenarios no son los millones de cubanas y cubanos que apoyan a la Revolución, por tanto Miami podrá gritar pero las calles son de los que se sacrifican por construir una sociedad mejor que la dejó el dictador Batista, asesino protegido por los norteamericanos y sus asesores militares.

Al final veremos quién tiene la razón. El pueblo cubano se cansa de tantas provocaciones. Con centros de apoyo o puestos de mando, como le quieran llamar, los asalariados y asalariadas de Miami no pasarán, de eso pueden estar seguros, empiecen a gritar ya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s