Sacando conclusiones.


Arthur González.

Las posiciones asumidas por la contrarrevolución, tanto de Miami como de Cuba, han puesto sobre la mesa la verdadera calaña de los autollamados “Opositores.”

La alharaca formada por el “desalojo” de la iglesia de la Caridad en Cuidad de la Habana, de 13 provocadores al servicio de los EE.UU., deja bien esclarecido quienes estaban detrás de este deplorable hecho y a quienes beneficiaban. Por supuesto que es a los mafiosos de Miami que se oponen por oficio a todo lo que pueda trasladar la verdad sobre Cuba, esa verdad que ellos llevan 53 años escamoteándole al mundo.

Ahora con la presencia de Benedicto XVI en nuestra Isla, la entrada de peregrinos y periodistas, pueden derrumbar las falacias de los que viven del cuento de ser contrarrevolucionarios y por tanto quedarse con menos dinero si el gobierno decide recortarles el presupuesto de 20 millones de dólares que anualmente les asigna, con la trasnochada ilusión de derrocar al gobierno revolucionario.

Este es el motivo por el cual planificaron un conjunto de acciones provocativas para impedir la visita; pero se equivocaron una vez más, al escoger en esta ocasión a un recinto religioso.

Faltos de ética y respeto, penetraron en la iglesia y contra la voluntad del párroco,  imponiéndose por la fuerza numérica para permanecer dentro del recinto religioso. Otro tanto quisieron hacer en la catedral de San Isidoro en la provincia de Holguín, pero el Obispo en un gesto similar al de Jesús de Nazareno, los expulsó del templo por faltarle el respeto a Dios.

Ahora ante el fracaso y la evidencia de sus planes irreverentes con la iglesia y sobre todo con Dios, han iniciado una campaña contra la Iglesia católica cubana, acusándola de no haber defendió una acción tan indefendible por cualquier persona con juicio, moral y ética. En esta nueva campaña se han sumado a su favor algunos medios de prensa, que por supuesto reciben dinero de la Mafia miamense, como el Nuevo Herald.

Los que tienen que dar explicaciones de su vinculación con planes tan falta de toda ética son Guillermo Fariñas, Marta Beatriz Roque, Elizardo Sánchez, José Daniel Ferrer, Yoani Sánchez y Berta Soler, entre otros asalariados de sus patrocinadores de Miami. Son ellos y no el clero quien deben responder y denunciar las orientaciones que están recibiendo para entorpecer la visita de su Santidad Benedicto XVI.

No obstante, todo tiene sus partes positivas; en este caso han sido las conclusiones que debe hacer sacado la Iglesia de quienes son en realidad los contrarrevolucionarios, cuál es su “preocupación” por el futuro de Cuba y la forma en que pretenden dirigir nuestra Nación.

Si estas son los futuros presidentes, ministros, gobernadores, alcaldes y concejales de la república, al mejor estilo del  fantástico pueblo de “San Nicolás del Peladero”, que Dios nos tome confesados. De todo esto saquen Uds. sus propias conclusiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s