El alma impía de la mafia de Miami.


Arthur González.

La mafia anticubana radicada en Miami y autotitulada como el “exilio cubano”, está poniendo al descubierto sus verdaderos sentimientos al oponerse abiertamente a la visita del Santo Padre Benedicto XVI  a  Cuba.

Ellos que se dicen católicos apostólicos y acérrimos anticomunistas, están demostrando realmente cuáles son sus pretensiones: entorpecer y deslucir las dos misas que oficiará el Sumo Pontífice para el pueblo cubano e invitados extranjeros.  

Y es que esa mafia integrada por ex vinculados al dictador Fulgencio Batista, responsable directo de los más de 20 mil cubanos asesinados bajo su cruel mandato, con el cuádruple número de torturados en las cárceles cubanas hasta el 31 de diciembre de 1958, (fecha en que se fue de Cuba), no se resisten a que una personalidad como el Jefe del Estado Vaticano pise la tierra que ellos abandonaron huyéndole a la justicia revolucionaria por sus crímenes. Ahí están los casos de Mario y Lincoln Díaz Balart, hijos del Ministro del Interior de Batista, o Ninowska Pérez Castellón, ex esposa del hijo de uno de los testaferros del ejercito, Martín Pérez, Ileana Ros-Lehtinen, hija de otro batistiano furibundo y así una larga lista que no vale la pena ni mencionar.

Los planes para llevar a cabo actos que entorpezcan la visita están enunciados desde hace semanas por los propios contrarrevolucionarios internos, que los comentan de boca en boca.

El envío de dinero desde la Florida se ha multiplicado como nunca antes, así como otros artículos como teléfonos móviles y cámaras fotográficas, todo bien planificado y con tiempo. La Sección de Intereses de los Estados Unidos, SINA, trabaja frenéticamente en la preparación de los integrantes de los grupúsculos contrarrevolucionarios, les imparten clases, seminarios y talleres, mediante videoconferencias originadas en la universidad de Miami; todos deben estar listos para recibir el arribo de periodistas, que debidamente orientados y pagados, trasmitirán entrevistas, reportajes y otros artículos con sus declaraciones, intentando desviar la atención internacional de lo que verdaderamente sucederá durante las misas en Santiago de Cuba y la Habana.

Algunos de los contrarrevolucionarios que tiene blogs y Twitter está exhortando a sabotear las dos misas gritando Libertad y portando carteles con texto ajenos a los propósitos de la actividad religiosa, intentando politizar su presencia para obligarlo a asumir posiciones que en nada tienen que ver con sus propósitos pastorales. Es sabido que el Papa viene con el objetivo de hablar del amor cristiano, reconciliación y unidad entre los cubanos, todo lo contrario de lo que están planificando los mafiosos de Miami y sus asalariados internos.

A tal punto ha llegado la situación que la propia Iglesia Católica en Cuba se vio obligada a emitir una declaración donde advierte sobre las presiones políticas que está recibiendo, y no precisamente del gobierno cubano que le ha brindado todas las facilidades, a fin de que la presencia del Papa sea un éxito para el pueblo cubano, sino por las que se están llevando a cabo desde Miami, ya que por solo estar de acuerdo con la visita de Benedicto XVI, los jerarcas católicos de Cuba están siendo cuestionados y atacados, algo que tampoco es nuevo.

Ante estas acciones de falta de ética y respeto religioso, Orlando Márquez, portavoz de la Arquidiócesis de La Habana, hizo declaraciones advirtiendo lo que se le viene encima a la Institución religiosa, afirmando que.. “existen presiones que pueden poner en peligro el diálogo fluido que la Iglesia mantiene con el gobierno desde mayo de 2010”… “Algunos pueden aspirar a que la Iglesia se convierta en el catalizador de cambios radicales en Cuba”… “Para otros la Iglesia se puede convertir en aliada natural del gobierno, y no faltan los que desean su repliegue y enclaustramiento”.

Al igual que cuando la presencia de Juan Pablo II en 1998, la de Benedicto XVI será un éxito por el respeto, disciplina y cariño que le dispensará el pueblo de Cuba en el marco del 400 aniversario de la aparición de la Virgen María en la figura de la Caridad del Cobre. Nada podrá empañarla. El Papa verá un pueblo agobiado por las necesidades impuestas desde hace 50 años por la férrea Caridad del Cobre, diseñada por el gobierno norteamericano.

Pero podrá constatar la fortaleza de nuestro sistema que alfabetizó, educó y cuida de la salud de todos sus hijos sin distinción de credos, raza, sexo, orientación sexual y tendencias políticas. Podrá apreciar la cultura y respeto de nuestras autoridades hacia su persona, y sin la menor duda con su sapiencia también verá el alma impía de la mafia de Miami y sus asalariados en Cuba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s