El desarrollo de una campaña.


Arthur González.

La contrarrevolución cubana desde hace varias semanas está llevando a cabo una campaña mediática que no es nueva, pero tiene propósitos diferentes a otras de las desarrolladas contra la Revolución desde hace 53 años.

La misma consiste en crear condiciones favorables para intentar que el Santo Padre Benedicto XVI encuentre un panorama oscuro y turbio en la Perla de las Antillas, como se conoce al archipiélago cubano y se vea obligado a expresar en sus homilías algunas palabras sobre la supuesta represión que “sufren los opositores”.

No se puede negar que la maquinaria propagandística norteamericana tiene un buen impacto en su población, por eso le hacen creer a mucha gente que cualquiera puede llegar a ser presidente en ese país, escamoteándole la verdad de que a eso solo pueden aspirar los multimillonarios escogidos por quienes ostentan realmente el poder es los EE.UU.

Es por eso que esta misma maquinaria se dirige ahora hacia la contrarrevolución en Cuba, a fin de potenciar sus escritos plenos de falacias y tergiversaciones.

La línea de mensaje actual es el supuesto incremento de la represión interna y es precisamente una de sus más repudiables elementos Elizardo Sánchez Santacruz quien la está ejecutando, al divulgar que se producen diariamente decenas de detenciones temporales por motivos políticos.

Solo cabe una pregunta, si esto fuera cierto ¿cómo es posible que él esté libre y no se encuentre entre los detenidos? Y qué decir de Berta Soler autotitulada presidenta de las “Damas de Blanco” que no está presa, ni la multi premiada Yoani Sánchez ni otros contrarrevolucionarios connotados.

Elizardo Sánchez, aseguró que a lo largo del último año aumentó la violencia policial contra disidentes que han tratado de reunirse o manifestarse de manera pacífica. ¿A qué le llama violencia policial? si en Cuba la policía no porta armas, ni caballos. ¿Se habrá confundido con las escenas que salen a diario por la prensa plana y la TV sobre la violencia empleada por la policía norteamericana contra los ocupantes de Wall Street, o de la policía europea contra los indignados?

La contrarrevolución en Cuba no puede demostrar escenas semejantes, si así fuera ya estuviéramos condenados en el Consejo de Seguridad de la ONU y las resoluciones para invadirnos estuvieran aprobadas. Ténganlo por seguro.

Pero como les decía, es parte de la nueva campaña mediática para entorpecer la visita del Papa. Los mercenarios al servicio del Imperio yanqui, quien les paga con una mínima parte de los 20 millones de dólares que aprueba el gobierno cada año, tienen la tarea asignada y no se resignan a que Cuba avance y mantenga contra viento y marea su rumbo hacia un mundo mejor sin las cadenas made in USA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s