La doble moral aturde a oficina de Derechos humanos.


Arthur González.

El señor Rupert Colville, portavoz de la oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, declaró durante una rueda de prensa que “Rusia y China no han cumplido con su obligación de defender a los civiles sirios que están siendo masacrados por su propio gobierno”.

Ambos países se opusieron a la resolución que pretendía darle carta abierta a los EE.UU y a la UE para repetir la receta aplicada a Libia, impidiendo la masacre de ese pueblo para que los atacantes cumplieran su deseo geopolítico en la región y cercar a Irán, de ahí la reacción de la ONU contra ellos, están sangrando por la herida.

Llama la atención el interés actual del Sr. Colville por el pueblo sirio, sin embargo no hace mención a las penurias que atraviesa Libia, después de los bombardeos despiadados en nombre de los derechos humanos que dejaron a ese país como una tierra arrasada.

No es por casualidad que en la TV no se proyecten imágenes de Libia después de la “victoria” de la OTAN; de eso ni se habla, evidentemente ya no es interés periodístico. ¿Será que la censura decretada por EE.UU. impide a la prensa realizar un reportaje de cómo vive hoy el pueblo libio eliminadas las supuestas violaciones de los derechos humanos por su anterior presidente Gadafi o es que no se le pueden mostrar al mundo las barbaridades que se cometieron en nombre de la libertad?

Si realmente la oficina de la Alta Comisionada estuviera tan preocupada por los Derechos Humanos, debería investigar quien está sufragando a las bandas terroristas en Siria para hacerlas pasar por la “oposición” al gobierno.

¿Quién no sabe en este mundo que los norteamericanos son los padres de estos grupos “insurrectos”?  Basta solo repasar la historia para comprobarlo.

Cuba, Nicaragua, Angola, Venezuela, China, Georgia, Irán y Libia son claros ejemplos de los que han hecho con el presupuesto aprobado por el gobierno norteamericano más el que se asigna a las llamadas Operaciones Encubiertas.

Pero sobre esto la oficina de la Alta Comisionada no dice absolutamente nada, “será que tiene el catalejo al revés”. Seguramente, pues no ven ni siquiera la brutal represión a los ocupantes de Wall Street.

En fin, que cuando se tiene doble moral se miden las violaciones a los Derechos Humanos con instrumentos diferentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s