No hay peor ciego que él no quiere ver.


Arthur González.

En pleno corazón de Miami fue detenido en días pasados el fotógrafo Carlos Miller, por documentar los excesos de violencia de las autoridades policiales de esa Ciudad norteamericana.

Si esto hubiera ocurrido un poco más al Sur, en una isla a solo 90 millas, la noticia estuviese inundando todos los medios de prensa mundiales y quizás hasta el presidente Barack Obama o su par español Mariano Rajoy, se disputarían quien pronunciaba el discurso más agresivo contra Cuba. Sigue leyendo